martes, agosto 16, 2011

Valle de Benasque 2011


Si digo que no estoy en forma, no miento. La montaña lo puso de manifiesto en tres ocasiones. Con retos más asequibles, otro gallo habría cantado, pero llevaba compañía caprina: dos personas que más que botas de trekking parecían tener pezuñas. No deberían molestarse si las llamo cabritas :-p

Lejos de sentir compasión de mi deplorable estado físico las cabritas decidieron que querían retos: el pico Salvaguardia (800m de desnivel), gran ibón de Batisielles (950m de desnivel) y forau del Aigualluts (200m de desnivel). El primero fue horrible, subida continua y abrupta a pesar de que nuestra guía de rutas lo calificaba como "Sin Dificultad". Bueno, pues resulta que esa etiqueta sólo indica ausencia de puntos de escalada o pasos aéreos. Resultado: no conseguí subir más que a la base del pico porque tras 500m de subida estaba exhausta y aún tenía que descender. Mis cabritas, por supuesto, alcanzaron la cima y cruzaron la frontera con Francia.

En la segunda ruta casi me desmayo porque me quedé sin respirar. Sólo tenía ganas de llorar cuando llegué al ibón. Sí, subí, pero lo pasé francamente mal. Sólo tras un baño me recuperé un poco. Bonitas vistas pero me habría conformado con el ibonet 300m más abajo. La bajada también fue dura. Por poco no perdimos la senda y tenemos que bajar como gollum saltando por las piedras. Como secuela, tengo la rodilla derecha un poco tocada.

Sólo la tercera ruta me pareció más asequible. Mucho más fácil, por supuesto, ni punto de comparación. Quiero creer que también empecé a acostumbrarme un poco. La lluvia colaboró en este día, impidiéndonos subir al refugio de la Renclusa. Pero a estas alturas ya me daba igual.

El caso es que a pesar de haberlo pasado tan mal físicamente, quizá me gustaría repetir al año que viene. La cerveza y los baños son recompensas atractivas, aunque no terminen de compensar la balanza.
Pero lo fundamental: prefiero mil veces estar sufriendo así que la mierda emocional que me he encontrado a la vuelta al curro.

En el campo no hay tigresas heridas.

2 comentarios:

Crisis@Madrid dijo...

Me gusta esa frase de "quizá me gustaría repetir al año que viene". Claro que sí, Gollum, tú puedes con esas montañicas y con todas las que te propongas.

Sólo te hace falta entrenar un poquillo (que te veo, te veo yendo a andar por el barrio) y no tirarte tanta mierda de "no puedo,no puedo". Tienes mucha fuerza en tu interior, sólo tienes que decirte que "sí" y sacarla.

Ainss, yo también quiero repetir al año que viene. ¿Pensamos ya en las posibles rutas XDDDDD?

Bss

Goldman (bad to the bone) dijo...

Pero llegaste arriba, ¿no? Quédate con eso, tía, con que sufriste, sí, pero lo hiciste, por supuesto. Está claro que todo esto de los esfuerzo extenuantes lo veo desde un punto de vista diferente al que puedas tener tú, pero no sé... es que al final, si lo que te propones es algo que no es inalcanzable, llegas, el cuerpo humano tiene una grandísima capacidad de aguante. Y gracias a ese aguante la recompensa al alcanzar el objetivo es mucho mayor, se valora mucho más. Y como muestra tus palabras "el año que viene me gustaría repetir". Pues espero que lo repitas y que lo pases tan "mal" como este año ;)