miércoles, diciembre 16, 2015

Brujas modernas


Este post se lo debía a Sharing-dreams. Se lo debía porque le dije que iba a escribirlo y recibió el tema con ilusión. De esto ya hace días y lamentablemente no he tenido mucho tiempo para escribir otra cosa que no sea relacionada con el trabajo. Me apetecía escribir sobre esto, pero creo que no va a salir el post que esperaba porque mentalmente estoy agotada. El estado mental y anímico influye mucho en el resultado.

"Bruja". Palabra destinada a calificar peyorativamente a una mujer. En la actualidad la usamos para calificar a una mujer por ser mal humorada, cotilla, mala persona, fea, o todo al tiempo. La palabra nos lleva a épocas pasadas donde imaginamos mujeres malvadas, vestidas de negro, montadas en escoba. O mujeres que utilizaban su magia para el mal y se apareaban con el macho cabrío, al que rendían pleitesía. Pero todo esto sólo responde a una necesidad ancestral de someter a la mujer y denostarla.

Que conste que este post no pretende ser un alegato feminista. Pero algo de feminista tiene que haber cuando una pretende reivindicar a las brujas. Más allá de la magia y de lo esotérico, una bruja siempre ha sido una mujer que ha transgredido las normas sociales. Una mujer que quería ser libre, que quería escapar de la jaula en la que la sociedad quería meterla; una mujer que quería ser igual que el hombre, disfrutar de los mismos derechos, de las mismas oportunidades, de poder elegir su camino. Pero por alguna razón, a la sociedad le da miedo mujeres así, mujeres diferentes, mujeres seguras de sí mismas, mujeres salvajes, mujeres que no querían someterse a nadie. Por eso la sociedad inventó el término "bruja" para poder marcar, perseguir y eliminar a aquellas que eran diferentes, que atentaban de alguna manera contra un status-quo patriarcal, contra una "pureza" ficticia impuesta por los estamentos eclesiásticos. Y así comenzaron las cazas de brujas.

Han pasado los años y seguimos utilizando el término. Han pasado los años y seguimos señalando a esas mujeres que quieren ser libres. Tras las brujas tradicionales llegaron las sufragistas, y luego las feministas (que no las "feminazis"). Todo por ese miedo a la pérdida de poder patriarcal. Y muchas veces las peores en estos ataques son nuestras propias hermanas, mujeres que no son capaces de ver el poder que ellas mismas albergan, o quizás sienten miedo de poder utilizar ese poder.

Sharing-Dreams me preguntó si podría haber brujos modernos. Claro. Ni la magia ni la libertad son exclusivas de las mujeres. Tampoco son exclusivas receptoras del odio hacia el diferente, hacia las ovejas negras. La sociedad nos dice: "sé tú mismo", pero esa libertad queda constreñida a lo que se considera estándar. Salirse de la norma, parece entenderse como un ataque al grupo. "You can do it your own way, if it's done just how I say", que diría Metallica.

jueves, diciembre 03, 2015

Óscar

Un conocido de la Escuela falleció este fin de semana. El lunes se hablaba de un fatal accidente, que yo asumí inmediatamente como accidente de tráfico. Después llegaron rumores de un arrollamiento en el metro. Hoy me hablan de suicidio. Yo no sé qué pensar. 

Nadie lo confirma y yo me resisto a creerlo del todo. Mi renuencia se debe a la personalidad de esta persona: un chico agradable, simpático, alegre, positivo.
Se ve que no lo conocía bien. 
Se ve que ninguno lo conocíamos bien. 
La sonrisa es a veces el mejor disfraz de una desbordante tristeza.

Dicen que estaba sumido en una gran depresión. Qué lástima acabar así, de una manera tan horrible. Y qué pena el panorama que deja atrás: mujer enferma, tres hijos. ¿Cómo se supera el suicidio de una persona amada?¿Cómo se superan la culpa o la impotencia?
Todo esto me causa muchísima tristeza.

Pero la vida sigue...no hay más que ver las redes sociales.

D.E.P

jueves, noviembre 26, 2015

Thanksgiving

De todas las cosas que conozco de EEUU, Thanksgiving es una de las que más me gustan. Sin embargo es todavía poco conocida y no ha terminado de calar en España. No así, lamentablemente, su día asociado, el Black Friday, una auténtica oda al consumismo total.

Thanksgiving, no me cabe duda, está muy relacionado con Samhain y el final de la cosecha, que es lo que yo celebro en realidad. En esta fecha reconocemos los frutos conseguidos durante el año y damos gracias por ellos. Salvando el aspecto religioso, Thanksgiving es más una fiesta claramente familiar alrededor de un banquete. La verdad que cada día me gustan más las reuniones familiares. El año pasado celebré con unos amigos una comida de otoño coincidiendo con Samhain. No celebramos esta festividad, ni agradecimos nada. Simplemente nos reunimos para comer y pasar juntos un rato. Fue muy bonito. Comimos pan de calabaza, estofado con calabaza y castañas, y galletas de mantequilla decoradas al estilo Halloween. Muy otoñal. Muy entrañable. Aún seguimos reuniéndonos de vez en cuando, pero sin duda ése es uno de los recuerdos a los que más cariño tengo.

Thanksgiving. Día de acción de gracias. La gratitud pasa de puntillas por nuestras vidas, cuando es algo nos une al lado bondadoso de la vida y nos da esperanza. Es reconocer las bendiciones que hemos recibido, enfocarnos en lo positivo. Nos ayuda a valorar lo que tenemos. Y hay tantas cosas por las que ser agradecido...

Pero como siempre, damos por hecho tantas cosas, demasiadas. Otras veces estamos tan consumidos por la rutina que se nos olvida que tenemos mucho que agradecer.Incluso en momentos de oscuridad total hay cosas por las que estar agradecido, aunque cueste muchísimo reconocerlas. Merece la pena hacer el esfuerzo.  En realidad, la gratitud es una práctica activa, es algo que requiere de nuestra atención y nuestro tiempo. Es curioso como somos capaces de darle tanto tiempo (demasiado a veces) a algunas que apenas nos aportan nada, mientras que hay tantas que sí que desatendemos completamente. 

Yo hoy doy gracias por:
  • Haber despertado.
  • Por la luz, el cielo, el aire que respiro, el viento que me acaricia.
  • Por los bosques, las montañas, los océanos.
  • Por los colores del amanecer.
  • Por los cielos estrellados.
  • Por las flores.
  • Por el cariño de mis gatas y mis padres.
  • Por la alegría de mis sobrino.
  • Por la casa que me cobija y la ropa que me viste.
  • Por un trabajo que me enseña algo todos los días y que paga mis facturas.
  • Por los desayunos antes de comenzar el trabajo.
  • Por poder viajar a sitios maravillosos.
  • Por los bombones de Bruselas.
  • Por los maestros que encuentro en mi camino.
  • Por los amigos, aunque estén lejos.
  • Por personas maravillosas que aportan tanto a mi vida.
  • Por una sonrisa, una mirada, un mensaje en el whatsapp.
  • Por el calor de un abrazo.
  • Por mis recursos internos.
  • Por mi salud.
  • Por los pies que me sostienen y me llevan donde quiero.
  • Por mi capacidad de resistencia.
  • Por la capacidad de seguir sorprendiéndome.
  • Por los años sumados y los que han de venir.
  • ...


miércoles, noviembre 25, 2015

25N - Violencia de Género

Hoy, 25 de noviembre, se protesta contra la violencia de género, entendida como la violencia contra la mujer, especialmente en el ámbito doméstico. La pirámide recuerda las muchísimas formas en que se ejerce, a veces de forma imperceptible o socialmente aceptada. 
A mí no me gustar el término "de género" porque me resulta igualmente discriminatorio, además de que me suena a eufemismo. 
Tampoco entiendo que se reduzca al ámbito doméstico, como si fuera de la casa no pudiéramos sertirnos agredidas (y lo que hay que aguantar a veces). 
Y me gustaría recordar que hay mujeres que también agreden a los hombres y que igualmente es muy reprochable, sean muchos o pocos los casos existentes. Pero que esos casos no deben usarse tampoco para intentar restar importancia a lo que hoy se reivindica: la lucha frente a la violencia contra la mujer.

sábado, noviembre 21, 2015

Reconociendo el amor


Esta semana pasada estaba de viaje de trabajo en Bruselas. Tras los atentados de París, ir a Bruselas, cuna de la yihad, parecía muy mala idea. De hecho, algunos compañeros sopesaban la idea de que la review del proyecto pudiera suspenderse, cosa que no llegó a suceder. Durante el rehearsal estuve chateando un rato con mi compañera Macu. De repente me dijo: "Ya te lo habrá dicho tu madre, pero por si acaso te lo digo yo: vete directa al hotel y no vayas a pasear por el centro". El consejo me pareció desproporcionado en su momento porque a pesar de haber visto militares en el aeropuerto, en la estación central, y en la embajada junto a la reunión, no me parecía que la situación fuera tan grave. Más aún cuando mis socios belgas comentaban que los días pasados habían sido muy intensos y daba la sensación de que la tensión se había relajado bastante. Sí, desantendí el consejo de Macu y me fui a pasear al centro, a recorrer el centro de Bruselas, comprar bombones y cenar. Sí, todo me pareció bastante normal. Y ya ves, desde ayer Bruselas está en alerta nivel 4.

Pero el consejo de Macu no cayó en saco roto. El que ella me hiciera ese comentario me sorprendió bastante. Entonces me di cuenta que Macu me quería lo suficiente como para preocuparse por mí y hacérmelo saber. Ella no dijo "te quiero", pero su gesto era de amor inequívocamente. Ese gesto me conmovió, me emocionó. Me sentí querida. Me sentí bendecida por tener a alquien que me quería.

Existe un refrán que dice: "obras son amores". Creo firmemente que el Amor se manifiesta a través de gestos y de acciones. Pero a veces esos gestos son difíciles de reconocer, bien por mi torpeza, bien por la sutileza en que se manifiestan. A veces no soy capaz de verlos porque doy por sentado el amor de algunas personas, otras porque soy incapaz de aceptar el hecho de que alguien pueda querereme, como si no mereciera el amor ajeno. 

Sin embargo soy querida:
  • Siento amor cuando Macu se preocupa por mí.
  • Siento amor cuando mi hermana me deja mensajes inesperados en el buzón de correos.
  • Siento amor cuando mi gata me recibe al llegar a casa, y cuando se sienta a mi lado en el sofá ronroneando.
  • Siento amor cuando mi sobrino sonríe al verme y exclama "¡Tita!" ilusionado.
  • Siento amor cuando mi padre me trae la arena de las gatas, y cuando mi madre me espera con la cena preparada cuando regreso de viaje.
  • Siento amor cuando mis tíos escuchan mis relatos con atención cuando voy al pueblo.
  • Siento amor cuando Súnico me aconseja (independientemente de lo que haga con los consejos) y me hace ver que cree en mí más que yo.
  • Siento amor cuando Isabel me confía sus problemas personales.
  • Siento amor cuando Bea me avisa para bajar a comer.
  • Siento amor cuando Alejandro me cuenta la última conspiranoia conocida.
  • Siento amor cuando Dani quiere quedar conmigo cada vez que regresa a España.
  • Siento amor cuando noto que Sonia y Alberto se alegran de verme cuando compartimos una cerveza.
  • Siento amor cuando Prado y Carlos me invitan a comer a su casa.
  • Siento amor cuando Blanca me llama para hacer una tarde de chicas de cremas y maquillajes.
  • Siento amor cuando siento la admiración de Sharing-dreams cuando le cuento mis teorías sobre la vida y la muerte.
  • Siento amor cuando Rydwlfs me dice platónicamente que soy guapa y maravillosa.
  • ...
Hay multitud de ejemplos más. Así que puedo sentirme afortunada por tener a tantas personas maravillosas que me quieren y me lo demuestran.

Hay amor en mi vida.

domingo, noviembre 01, 2015

El placer de esperar

A casi nadie le gusta esperar. Esperar es tedioso. Esperar supone además perder un tiempo precioso que podríamos estar dedicando a otra cosa, a cualquiera. Por eso hay pocas personas que sean puntuales y a todas nos molestan que no lo sean con nosotros. En realidad la impuntualidad es mucho más que una falta de respeto, porque el que espera jamás recuperará ese tiempo que ha malgastado en la espera.

Yo solía ser muy puntual y todavía trato de serlo. No lo consigo, sin embargo, todas las veces. Mi problema está en intentar llenar el tiempo con actividades o estirar las que están en curso hasta el límite. Creo que soy capaz de controlar el tiempo, pero siempre voy apurada a todos los sitios. Por si no tuviera bastante presión ya con lo que tengo entre manos, me añado la presión que supone intentar llegar a tiempo o llegar no demasiado tarde. Lo peor es cuando conduzco y quiero ganar tiempo a base de ganar metros en minutos y maniobras arriesgadas.

El viernes había quedado con mi amigo Dani para cenar. Aprovechando que el restaurante estaba en Prosperidad, decidí pasarme por una tienda tibetana que hay en la zona para ver los cojines de meditación. Tras hacer mis compras me sobraba más de media hora para llegar al punto de encuentro. Me pregunté qué podía hacer en ese tiempo de sobra: ¿ver más tiendas? ¿dar un paseo?¿hacer una visita a mis ex-suegros?..."Date el lujo de esperar", sonó una voz en mi cabeza. Al principio me quedé un poco sorprendida por la propuesta (a la voz estoy acostumbrada, aunque sea un poco inconstante en sus apariciones), pero inmediatamente pensé en la última vez que esperé relajadamente, y no recordé el momento (ahora me viene alguno a la cabeza, curiosamente). Me pareció una idea excelente: iría al punto de encuentro tranquilamente, sin prisas, disfrutando de la pequeña caminata. Allí me sentaría y esperaría a que Dani apareciera. Disfrutaría de ese momento de no hacer nada, observaría pasar a la gente y a los coches, disfrutaría del frescor de la noche.

Y así lo hice. Fue un gustazo.
Y Dani fue puntual :-)

domingo, octubre 25, 2015

Reiki I


El curso de Reiki I era un tema que tenía pendiente. Hasta hoy. La decisión de hacerlo se debe a un intento de desatascar mi vida, de intentar llenarla de actividades que me gusten (sin agobiarme), y con ello enriquecerla y poder sentirme mejor. Podría haber sido Reiki I, como reflexología podal, registros akashikos, o cualquier otra de mi lista de actividades pendientes, pero esto surgió así, de la manera más espontánea posible (hiperlink mediante), cuando buscaba un posible curso para hacer en el corto plazo. Será que era el momento adecuado para mí. Yo para eso soy muy fatalista.

El curso lo he hecho en un centro de terapias alternativas próximo a Reina Victoria. Nunca había estado en el mismo. Sin referencia alguna, la elección del centro ha sido algo también espontáneo, ya que llegué a él de una manera inconsciente, pero ratificada por mi intuición. Después de pasar por él, he de decir que una vez más, mi intuición no ha fallado. Gracias a Dios por ella.

El curso lo he hecho en un día, unas 8 horas. La primera mitad estaba más enfocada en aspectos teóricos del Reiki y la iniciación. La segunda mitad estaba más enfocada a la práctica. Lo que me ha gustado es el enfoque aninimista en que se asienta el Reiki, que va mucho conmigo y mis creencias. Reiki significa "energía universal" y se basa en canalizar la energía que conforma el universo para limpiar estados energéticos densos (para aligerarlos) que, atrapados en las personas, desencadenan desequilibrios o enfermedades físicas. Las personas que dan Reiki son canales para esa energía universal, y actúan imponiendo las manos en los centros energéticos (los chakras), que a su vez conectan con los órganos internos, para el equilibrio de los mismos. 

También hemos dado unas pinceladas sobre tres leyes concretas:
  • La Ley del diapasón, que viene a decir que las personas somos diapasones que resonamos en la energía de otra persona que está en nuestra misma vibración.
  • La Ley de la atracción, que dice que atraemos aquello que está en la misma vibración que emanamos.
  • La Ley de la compensación energética, que es una especie de traducción del principio cero de la termodinámica. Más o menos: el gradiente de energía entre dos personas tiende a compensarse (lo cual enlaza con el tema de los vampiros energéticos)
Y de aquí al ritual de la iniciación. ¿Qué puedo decir del mismo? Pues no mucho, porque nos han explicado poco del mismo, de por qué es necesario. Supuestamente la iniciación despierta conscientemente al iniciado a la energía universal y lo pone en contacto con espíritus guía. ¿En qué consiste? Pues no lo sé porque se hace con los ojos cerrados y no se puede ver lo que los maestros de reiki hacen a tu alrededor. En algún momento interaccionan contigo, te tocan, te soplan, pero concretamente ignoro lo que hacen. Podría haber abierto los ojos, es verdad, pero creo que eso habría desvirtuado la experiencia. Así que lo único que he podido hacer es sentir lo que había a mi alrededor y conectar con mi respiración. Cada uno ha tenido una experiencia diferente. Yo he conectado mi respiración al sexto chakra y he llegado a visualizar un triángulo azul con una figura hindú que se acercaba hacia a mí. Ha sido una meditación bastante intensa y larga. Al acabar estaba ardiendo de calor. Hoy he pasado mucho calor.

Después de la iniciación y la comida, la práctica. Primero el protocolo para darse reiki a uno mismo. Luego el protocolo para darlo a los demás. Hemos hecho grupos de tres: una persona recibía reiki y las otras dos al tiempo daban reiki en las diferentes posiciones del protocolo. Dar Reiki produce muchísimo calor, en las manos sobre todo. Es la sensación más clara que he tenido en la práctica. Al recibirlo la cosa es diferente: la temperatura corporal baja por la relajación, pero podía sentir el calor desprendido por las manos de mis compañeras. Era muy agradable. Me he relajado un montón.

En un momento la profesora ha pasado a mi lado y ha puesto su mano en mi plexo solar. Me ha parecido que hacía un movimiento extraño con las manos. Al preguntarle me ha respondido que ella no ha movido la mano, que seguramente es mi energía que se estaba recolocando. No digo que no, porque el plexo es el centro donde yo gestiono la energía, eso lo tengo más que comprobado.

Ahora ya estoy "capacitada" para dar reiki a cualquiera. También a mis gatas. Sobre todo a mí misma. Durante 21 días seguidos tengo que darme reiki para limpiar las energias densas que acumulo (que no deben ser pocas) y asentar la energía. 21 días que también me servirán para valorar los efectos del reiki sobre mí misma. Pero este proceso de limpieza no impide que pueda dar reiki. Y parece ser que cuanto más dé, más beneficios voy a recibir, así que necesito "cobayas" que quieran ponerse en mis manos (y una camilla).

¿Funcionará el Reiki o es un timo? Es lo que quiero experimentar. Si hoy tengo sueños raros (aunque últimamente lo son y mucho) y paso por alguna crisis curativa, diría que sí. Ahora mismo sólo puedo decir que después de tres meditaciones y una sesión de reiki recibida, me siento llena de energía. Y que he llegado un poco resfriada al curso y ya no tengo los síntomas. Esperaré a mañana para confirmar todo esto.

domingo, octubre 18, 2015

La cumbre escarlata

Si algo me gusta de Guillermo del Toro es su capacidad para crear ambientes góticos, decadentes y asfixiantes. De eso hay mucho en "La cumbre escarlata", el nombre que recibe una antigua casa inglesa en pleno declive y llena de oscuros secretos. Allí se traslada a vivir Edith, una norteamericana con vocación de escritora, junto a Thomas, su flamante marido, propietario de la heredad conjuntamente con su hermana mayor Lucille. Frente a los sombríos Thomas y Lucille, Edith representa un rayo de luz que entra a iluminar las estancias de la mansión y desvelar los secretos que oculta.

A pesar de la publicidad, no sé si podría catalogarla como película de miedo. No es una película de fantasmas, aunque salen varios. A mí me habría gustado que tuvieran más peso, sobre todo en el final de la película. El horror de la historia es más mundano. Por cierto, demasiada sangre en algunos casos.

Como conclusión diría que la película es entretenida, ideal para una tarde lluviosa, muy bonita de factura, pero su historia se queda un pelín floja. Aun así me parece recomendable.

viernes, octubre 16, 2015

La espera eterna

Una de las distorsiones de Ellis es la falacia de la recompensa divina. Por ella esperamos que los problemas desaparezcan en el futuro o que eventualmente recibamos una recompensa futura por nuestro sufrimiento presente. Esta falacia nos mantiene en la brecha, soportando con estoicismo hasta límites insospechados, en espera de nuestra ansiada recompensa. Supongo que esto también es un tema del ego.

Pero ¿Cuánto tiempo hay que esperar por ella? ¿Cuánto hay que soportar por ella? A veces da miedo retirarse antes de tiempo. Da miedo descubrir que la recompensa estaba cerca pero hemos desistido en el último momento.

En realidad ¿cuántas veces llega la recompensa? Y cuando llega ¿merece tanto la pena o es incapaz de alcanzar el nivel de nuestra idealización?

Sí, yo espero que llegue el día en que todos mis problemas desaparezcan de un plumazo, de que mi vida por fin se encarrile, y de encontrar satisfacción en las cosas que hago. Pero me paso los días esperando en vano porque nunca llega. Y mientras espero parece que me pierda cosas por el camino, cosas que quizás no sean tan maravillosas, pero que son más tangibles, son más asequibles. ¿Acaso no puedo contentarme con todo lo que ya tengo, que es muchísimo?

Por cierto, acaba de llegar mi dim-sum. Eso sí es una gran recompensa para un día de mierda.

viernes, octubre 09, 2015

Carta de recomendación

Tras casi un año sin noticias, ayer recibí un correo de Gustavo. Me pedía una carta de recomendación para un puesto en una universidad francesa. Por supuesto, accedí al instante.

Gustavo es uno de los socios con los que mejor me llevé en MASSIF. La proximidad cultural hizo mucho por nuestra relación, pero el viaje a Salónica fue definitivo. La visita surrealista a las tumbas de Vergina con un grupo de griegos locos perdidos en la autopista es, sin duda, una de las mejores anécdotas que tengo de los proyectos europeos.

Su grupo quizás no fueron los que más y mejor contribuyeran al proyecto, pero sorprendentemente me caen todos bien: Gustavo, Hervé, Malek.

Y con esas premisas me pide una carta de recomendación. A mí y no a Rodrigo. Chico listo.

Mi primer pensamiento es: "Menuda responsabilidad". Quiero hacerlo bien, quiero dejarlo bien, quiero ayudarlo. Pero no sé qué escribir. Sobre todo porque puedo decir mejores cosas de su persona que de su técnica. Pienso que eso es mucho más importante, pero si se postula para profesor, la técnica debe pesar. 

Tampoco quiero que la carta sea larga, pero resulta complicado ser conciso si se quiere explicar lo buena que es una persona. Considero que la carta debe mencionar su técnica, su capacidad como profesor, y sus cualidades personales. Si recibiese una carta de una persona con menos características no me diría nada.

Para colmo, es la última tarea que emprendo por la tarde antes de irme de cervezas con mis compañeros de trabajo. Y me están apremiando. Pero cómo cuesta el inglés por las tardes. Cada vez tengo menos vocabulario y me expreso peor. Debería volver a tomar clases...

Termino la carta. Creo que es demasiado entusiasta. Espero no haberme pasado. Me encantaría que alguien me describiese igual. Le mando la carta a Gustavo, para que me dé su opinión. Le encanta. El martes próximo se la firmo con membrete de la empresa.

Ojalá sirva para algo. Me encanta ayudar.

jueves, octubre 01, 2015

Orphaned Land (y la libertad de expresión)

Tras un auténtico día de mierda, finalmente decidí ir al concierto de Orphaned Land (OL). No es mi grupo favorito, pero su música me resulta diferente, dentro del abanico metalero. Para mí son una especie de grupo metal folk pero de tintes mediterráneos y árabes. Para no seguirlos demasiado, ya son unos cuantos los conciertos a los que he ido. Y siempre bien. Éste no ha sido una excepción.

Mi sorpresa llegó cuando supe que el concierto iba a ser acústico. Los conciertos acústicos me dan mucha pereza, aunque luego suelen ser bastante buenos y diferentes. Recuerdo el concierto acústico de Moonspell en el Wacken y fue una pasada, sobre todo porque sonaban muy distintos a lo que es su estilo. En el caso de OL la diferencia no es tan abismal.

Cuando llegamos a la sala Caracol los primeros teloneros estaban en el escenario. Eran cuatro chicas y un chicos ataviados al estilo gótico, pálidos, esbeltos. Como vampiros. "Molllust".  Su música es inclasificable. Yo no diría que es gótico siquiera. No es como esos grupos tipo Sirenia o Tristania, que dicho sea de paso tampoco tengo muy oídos. Es más un estilo de música de cámara disfrazada de gótico. Ya cualquier cosa entra en el paraguas metalero. La música también resultaba un tanto perturbadora.

Las rarezas de Molllust dieron lugar a un chat en el whatsapp con el grupo de conciertos donde empezamos a bromear sobre temas varios, como por ejemplo, la cohabitación de un grupo alemán con un grupo israelí.

Tras Molllust llegarían Stimmgewalt, un estilo totalmente diferente. Estos son más tipo "Van Canto", cantando a capella. Empezaron con una versión del "Engel" de Rammstein, pero todas las referencias metaleras terminaron allí. Después pasaron a temas más folclóricos más o menos populares. Cantaban realmente bien, muy bien empastados, muchos registros simultáneos, pero realmente no entendía qué pintaban allí. Hasta que vi que se quedaban en el escenario a hacer los coros de OL.

El concierto de OL, como digo, muy bien. Cantaron mi canción "The Beloved's Cry", aunque una versión más extendida y sin acompañamiento femenino, lo cual me resultó raro teniendo voces increíbles en el grupo invitado. Por ello no considero que quedara redonda. En cambio "Brothers" fue una pasada. Qué canción más bonita.

Y entonces sucede la cosa más surrealista de todo el concierto. OL paran de tocar para hacer un descanso y ceden una canción a Stimmgewalt. Un miembro del grupo pide al control de luces que ilumine al público, y señalando a un chico le dice que su camiseta lleva la palabra "Wehrmacht" escrita. Le alecciona sobre su significado (el ejército de las SS), le reprocha que la lleve, y le aconseja que para la próxima vez piense dos veces lo que hace.

Yo me quedé loca. Fue muy violento.

El chico se puso a la defensiva y le espetó que éste (España) era un país libre. Entiendo su reacción porque no esperaría quedar en "evidencia" en medio de un concierto. No creo que el chico eligiera la camiseta porque quisiera reivindicar el Tercer Reich, simplemente es una camiseta más o menos "cool" que te pones para decorar tu identidad (más que reafirmarla). Hay muchas de éstas dentro del ámbito metalero con mensajes más o menos transgresoras: "antisistema", "satanismo", "genocidio" y demás. Sinceramente, no creo que nadie esté defendiendo esto precisamente. Hasta yo tengo una cruz de hierro (ahora me siento mal por ello). 

Pero, como decía Miguel, quizá para un alemán ver ese símbolo resulta mucho más ofensivo que para nosotros, especialmente en un concierto donde los cabeza de cartel son israelíes (que no sé si judíos todos). Es algo parecido a ver el águila de San Juan en las banderas españolas y recordar las connotaciones del franquismo. Aunque hay una diferencia notable: los nacionales ganaron en España y esos símbolos han estado presentes más de cuarenta años en nuestra sociedad. Es verdad que causan impacto, pero no el sentimiento de vergüenza colectivo que pueda tener un alemán respecto a los suyos. O eso me parece.

Esto abrió un mini-debate que no llegó a elaborarse. En mi cabeza sí, aunque sin conclusión clara. Por un lado, sin conocer el sentido de un símbolo la controversia no existe. Pero en esto supongo que aplica la máxima: "el desconocimiento de la ley no exime de responsabilidad". Sí, somos responsables de los mensajes que transmitimos, los compartamos o no, porque el receptor del mensaje no tiene la capacidad de leer nuestra mente para discernir tanto. Así que hay que tener cuidado con lo que elegimos en nuestras camisetas, o las bromas que hacemos.

También en algunos casos se critica desde la ignorancia, como cuando se tachaba al metal de "satánico", sin siquiera haber leído las letras de las canciones. Por ejemplo, Iron Maiden. Sólo porque una de sus portadas hace referencia al número de la bestia y el diablo aparecía en ella. Es cierto que el metal ha explotado y se ha beneficiado en cierto modo de esa imagen de chicos malos y proscritos, pero no creo que lo promueva realmente. Excepto quizás cuatro tarados del black metal.

En otros casos, parece que hay ciertos colectivos que parecen dotados de una hipersensibilidad especial, que no admite ni siquiera ciertos mensajes, aunque sea una broma. Mucho menos la crítica.

Y por último, hay circunstancias donde a sabiendas de que algo está mal, te callas. Vemos actitudes en la gente que son reprochables, pero no las censuramos por que consideramos que no es asunto nuestro. Así dejamos que el mensaje y sus efectos se vayan propagando libremente hasta que llegamos a situaciones como las que Bertol Brecht expresaba en su poema, cuando ya es demasiado tarde.

"Primero se llevaron a los judíos, pero como yo no era judío, no me importó. 
Después se llevaron a los comunistas, pero como yo no era comunista, tampoco me importó. Luego se llevaron a los obreros, pero como yo no era obrero tampoco me importó. 
Más tarde se llevaron a los intelectuales, pero como yo no era intelectual, tampoco me importó. Después siguieron con los curas, pero como yo no era cura, tampoco me importó. Ahora vienen a por mí, pero ya es demasiado tarde". 


Así que para mí tiene mucho mérito que el chico de Stimmgewalt alzara su voz y criticara algo que consideraba malo, que en el fondo es malo. Quizás fue algo brusco, pero ello no invalida el fondo de su argumento.

miércoles, septiembre 30, 2015

Reducción al absurdo

El día amanece ceniciento, como mi ánimo. Hoy me he despertado como si la vida me hubiese noqueado: sin fuerzas, sin ilusión, sin ganas de vivir. Llevo toda la noche llorando y, lo que es peor, pensando. Sólo una cosa tengo clara: mi vida es un absurdo. No tiene ningún sentido, ningún propósito. Miro al pasado, miro al futuro: todo me parece yermo, estéril, desolador. En realidad da un poco igual si sigo viviendo o no. 

Me encuentro nuevamente asomada al abismo. El abismo es muy tentador: te ofrece solucionar los problemas de un plumazo, dejar de pensar, dejar de sentir. Si algo pudiera calmar ese dolor sería maravilloso. Nunca nadie me ha preguntado por ese dolor. Tampoco es fácil de describir: a veces se confunde con la insensibilidad, con la apatía, con el vacío, y sin embargo, es más una sobrecarga emocional negativa. "Deafening silence". 

Tras una noche de quasi-insomnio, envuelta en espirales mentales, me despierto un día más. Pienso que me habría gustado morir durante el sueño. Pero estoy aquí, despierta en mi cama, agotada, derrotada, fracasada. Me da igual todo. Ni siquiera la idea de ir de concierto esta noche me anima un poco. Ni siquiera quiero ponerme música. Me gustaría volver a dormir y olvidarme del mundo, pero mis gatas no me dejan. Ellas no tienen la culpa de que esté así, no merecen tampoco que las desatienda. Así que me levanto y empiezo a moverme despacio por la casa.

La gente cree que soy fría, seca, distante, dura, pero en realidad soy hipersensible y se me pegan todas las emociones hasta que no soy capaz de soportar más y me descargo. Soy un puto condensador. Esta vez ha sido muy fuerte. Me ha pillado desprevenida, no estaba preparada. Ahora necesito estar sola y aislada, procesar todo sola, transmutar todo sola.

Recibo incomprensión, como era de esperar. La gente tiene la santa manía de querer entenderlo todo desde un punto de vista lógico, pero hay cosas que van más allá de la lógica. La lógica es limitada, reduccionista, simplista. La lógica es de aire, superficial y fría. No necesito comprensión, necesito empatía. Tu comprensión no me ayuda a mí, sólo te ayuda a ti a encajar piezas. Pero es difícil encontrar empatía si uno no ha vivenciado una situación similar. Eso lo puedo entender. Quizás me basta con saber que hay alguien ahí a quien le importo, que me acompaña en mi silencio y me espera al final de mi ostracismo. A veces el dolor te hace rechazar a la gente, cuando en realidad quieres que se acerquen, quieres saber que les importas. Quizás en el fondo quiera que alguien me rescate. Quizás todo esto esté fuera de mi alcance también. Quizás no lo merezco.

Supongo que mi estado causa no sólo incomprensión, sino decepción. Oigo resonar los ecos de palabras como "egoísmo", "cobardía", "sobrerreacción", que me juzgan, me etiquetan y me condenan, No necesito justificarme ante nadie por mi comportamiento. No necesito explicarme. No necesito excusarme. Y aunque quisiera, mi energía es tan limitada en estos momentos que sólo puedo enfocarla a mi supervivencia. Para que luego digan que Maslow estaba equivocado. Me siento tan vacía, tan drenada. Es sorprendente lo agotador que resulta luchar contra la mente y las emociones, luchar contra la oscuridad interior, luchar contra los cantos de sirenas del abismo.

Me pregunto si luchar tiene algún sentido, si sirve para algo. Pienso en mi prima Marisa, a la que operan hoy de cáncer de mama. Supongo que esta noticia es uno de los ingredientes del cóctel emocional que me ha puesto en esta situación. En cierto modo me siento identificada con ella, hay ciertos paralelismos entre nosotras. Eso me asusta un poco. Y ya ves: tanto luchar para esto. Sufrir tanto para esto. Y lo que le queda. Es simplemente absurdo..

Pero aquí estoy, preparando el desayuno, encendiendo el ordenador, respondiendo correos que me importan una mierda...funcionamiento en piloto automático. A veces simplemente eso es suficiente para alejarte del abismo. Schritt für Schritt. Supongo que debo ocupar mi mente con algo y confiar que eso acalle la crítica interna, que corte los pensamientos obsesivos. No sé, lo mejor será dejar pasar las horas y esperar que mi mente y mi corazón se despejen un poco. Quiero creer que remontaré a lo largo del día. Si no, me quedan la cama, las lágrimas, y otro día de condena en mi mundo absurdo.

lunes, septiembre 28, 2015

Cosechas

Desde el mes de agosto hasta finales de septiembre, o lo que es lo mismo, desde Lughnasadh hasta Samhain, se celebra la época de la cosecha. En este tiempo recibimos aquello que hemos plantado tiempo atrás, en principio los frutos de las semillas que plantamos en primavera. 

Pero muchas veces la cosecha corresponde a semillas mucho más antiguas, semillas a las que les ha costado germinar y que dan fruto cuando menos las esperabas ya, incluso cuando ese fruto ya no es el deseado. ¿Qué hacemos entonces con esa cosecha tan inesperada como inoportuna?

Pues la recogemos igualmente, la celebramos, y damos gracias por ella porque el universo ha sido generoso con nosotros. Si algo he aprendido en estos días es que siempre se puede hacer conservas y guardarlas para más adelante.

A veces nuestros deseos se cumplen no cuando nosotros queremos, sino cuando el universo considera que es mejor. Y ¿quiénes somos nosotros para cuestionar una "inteligencia" que desconocemos?

jueves, septiembre 24, 2015

Etiquetas

La clase de yoga de ayer versó sobre etiquetas. Esas etiquetas que nos otorgamos o que nos otorgan, por las que nos reconocen y con las que nos identificamos.
Etiquetar es una manera de describirnos externamente, de comunicar al otro nuestra identidad, de representarnos en la realidad material y visible.
"Soy ingeniero", "soy hermana de", "soy fuerte", etc, son intentos de buscar una representación mental en el otro.
Tenemos muchísimas etiquetas para el mundo. Todas ellas forman parte de nosotros, pero en realidad no nos definen.
Etiquetar es una mera simplificación, una manera tosca y limitada de tratar de representar la esencia de cada uno de nosotros.
Las etiquetas nos reducen a una simple porción de nuestro ser cuando somos tan inmensos que no podemos ser abarcados.
En todo caso podemos ser percibidos, y eso ocurre a un nivel mucho más sutil que el mental, cuando dos almas interaccionan y se comunican.
Nosotros somos eso que queda cuando acallamos las voces, el ruido, la rutina, las exigencias. Somos un estado, una energía, una vibración.

domingo, septiembre 20, 2015

ACDC, review infernal

6:00 - Día de review del proyecto. Me levanto antes de que suene el despertador. Quiero darme una ducha rápida, hacer la maleta y pasar la presentación antes del desayuno. Me siento algo pesada, quizás la cena de anoche tenga algo que ver.
 
7:30 - Me doy cuenta de que anoche subí la presentación con las transparencias de back-up. ¡Qué fallo! Salgo corriendo con el portátil al hall del hotel. La WiFi va lentísima, pero consigo subir el fichero y machacar el anterior. Espero que los reviewers no hayan accedido al mismo, aunque sinceramente me da igual: sé que el plan de negocio es una auténtica basura. Me van a machacar. 
 
7:50 - Salgo de la habitación para ir con Susana a desayunar. Me siento un rato en lo sillones del entresuelo para conectarme a facebook, a twitter y demás cosas que me ayuden a liberar la tensión. Peter pasa por las escaleras en ese momento y me apremia para ir a desayunar. Joder, déjame que maneje mis tiempos como me dé la gana. 
 
8:00 - Susana y yo vamos al restaurante del hotel a desayunar. No tengo ni pizca de hambre pero me obligo a desayunar bien. Va a ser un día largo y pesado, tengo que tener energía, aunque nunca se pasa hambre en las reuniones. Me tomo un bol de piña, unas lonchas de bacon, un panecillo con mantequilla y mermelada, y un café con leche. Cojo varias gominolas en una servilleta; me ayudarán a tener momentos dulces.
 
 8:50 - Llegamos a la sala Neptune. La sala está montada en "escuela". Es genial porque los reviewers no verán lo que hacemos. Susana y yo nos sentamos en la parte trasera, donde tenemos acceso a unas rosetas de tensión para conectar el portátil. A la larga sería un error porque desde atrás no se oyen los comentarios de los reviewers. Andreas, Thomas, y el de ULux se sientan con nosotras. 
 
9:00 - Peter está montando el proyector. De repente el logo del proyecto desaparece y en su lugar tenemos ruido blanco. ¡Coño, un poltergeist! El de ULux se apresura a ayudar a Peter. Parece que el conector tenía un pin doblado. 
 
9:15 - Llegan el PO y los reviewers. Comienza la review. Pasan lista como en el cole. Faltan TU-Delft, FCCN, IFIS, y Microsoft. Estoy segura de que se han ido al parque de atracciones por error.El PO dice que intentemos tener un diálogo más que hacer presentaciones para que sea algo más fluido. El pobre ya sabe la sesión que le espera, pero él mismo aprobó la agenda.  
9:28 - Llega Jorge de FCCN y se sienta con nosotras. Se extraña de que haya empezado ya la review. Efectivamente, la agenda marcaba las 9:30. Parece que había prisa por comenzar. 
9:30 - Peter está haciendo su introducción. Es el mismo coñazo que presnetó ayer. Qué crack. Pienso que este día va a ser muy largo y yo soy la última en presentar. Decido que voy a adelantar trabajo, que tengo bastante. 
9:38 - Aparece TU-Delft. Este tío es un cretino. Ayer me hizo prepararle unas transparencias in-extremis sobre el deliverable de Atos. Estoy casi convencida de que hoy me va a pedir que las defienda yo. Haré lo que pueda, pero me dan ganas de matarlo. Echo de menos a Giovanne...
 
9:45 - Aparece Microsoft. Otro que campa por sus fueros. Jesús... 
 
10:00 - Christian sale a presentar. De repente nombra el deliverable D5.4 de policy recommendations y los reviewers saltan como un resorte. Comienzan a criticar duramente el estudio legal de KUL y las recomendaciones presentadas. Dicen que son generales, vagas, y un "corta-pega" legal. Tengo que darles la razón: yo hice la revisión de ese deliverable y tuve la misma impresión. Los de KUL están muy tensos. 
Me siento mala persona, pero por una vez me alegro de que les den caña, que parece que siempre salen de rositas, y llevan vendiendo la misma cantinela proyecto tras proyecto. 
 
10:30 - Café. Joder qué pronto. Hay un zumo de mango que tiene buena pinta. Está rico pero es densísimo. Los de CERT-RO me dicen que tenga cuidado que ayer les sentó mal. Se habían tomado dos vasos. No me lo acabo. Me junto a los españoles, no tengo ganas de comentar el desarrollo de la review. 
 
11:00 - Ulrich comienza la presentación del WP2. La review pasada les dieron mucha caña, así que quiere cubrirse las espaldas con ¡8 demos sobre tools! Supuestamente cada una dura 5 minutos. Sé que la agenda se nos va a ir de las manos...
 
11:30 - A Ulrich le han vuelto a criticar los mismos puntos. El reviewer español (cómo no) prácticamente ha sugerido que le mandemos el código para evaluar el progreso. Lo lleva crudo. 
 
12:00 - Comenzamos con las demos. La primera es de Airbus. Prácticamente ni han aparecido por el proyecto. Quizá por eso el pavo está haciendo una presentación de su herramienta que no tiene nada que ver con el proyecto. Yo flipo. Se ha extendido más allá de los 5 minutos, pero bastante. Mal vamos. 
El segundo es mi amigo de CyberDefcon. Otros que no han hecho nada en el proyecto. Pero el tío sí ha hecho una buena presentación. Y ser inglés ayuda, las cosas como son. 
Tercera demo. Me aburro soberanamente. Aquí decido desconectar. Sé que está mal, que debería estar atenta por si hay puntos que me puedan servir para mi presentación, pero no lo puedo evitar. 
 
13:00 - Las demos de WP2 aún no han terminado, pero tenemos que ir a comer. Vuelta al restaurante del hotel. Los españoles nos posicionamos nuevamente: queremos estar juntos. Los de EURECAT se han visto forzados a sentarse en otra mesa y no están a gusto. No sé qué pasa este proyecto que estamos tan polarizados. Al menos no hablamos de la review, sino de la cena de anoche.
Anoche era la última cena del consorcio y apenas si fuimos 16. Me pareció un poco triste. 
En la comida me entero de que Peter ha cambiado la agenda para que EII puedan presentar antes, por motivos familiares del chico que hace la demo. Parece que después presento yo. Entonces ¿qué pasa con las demos de WP2? Voy a preguntar a Peter, pero me responde vagamente. Creo que ni él sabe lo que quiere hacer. Decido que paso de todo. A mí me da igual una hora que otra, total, me tengo que quedar allí hasta las 18h. 
 
14:00 - Volvemos. Se rompe un vaso nada más empezar la sesión. EII presentan. A pesar de sus circunstancias personales, el chico hace la presentación bastante bien. Qué profesionalidad, estoy admirada. Mi respeto total. Eso sí, les dan mucha caña, como cabía esperar. No sé por qué los reviewers critican tanto el front-end cuando el core es una auténtica basura. Parecen un chivo expiatorio. 
 
15:00 - Pasa TU-Delft a presentar las métricas. Me gustaría que los reviewers fueran más severos con él, porque se lo merece, pero la verdad que hace muy bien su presentación, incluso el deliverable de Atos. En realidad, creo que juega con la ventaja de que su trabajo es demasiado académico. 
 
15:45 - Café. Veronique me viene a hablar de una reunión en noviembre en Roma para hablar del follow-up del proyecto. ¿De qué cojones me habla? Parece que es cosa de ella y Ulrich. Me sienta mal que hagan estas cosas a espaldas de todo el mundo, pero al menos nos tienen en cuenta.  
 
16:00 - Regresamos del café. Vamos fatal de tiempo, pero ahí está Ulrich nuevamente con las demos de WP2. ¿Por qué? No lo entiendo. No tiene ningún sentido. Y son un auténtico coñazo. No puedo con la vida. Curiosamente se rompen dos vasos más. Dice Jorge que es por la tensión. Me parece una explicación guay: la tensión nos hace ser telequinésicos.
 
17:00 - Seguimos con las demos. A esta hora ya debería haber expuesto, pero no solamente no lo he hecho, sino que encima quedan WP3 y WP7 por presentar. Oigo que el PO sugiere que nos quedemos más tiempo. Me cojo un cabreo monumental. Ya me quejé en su momento de tener que quedarme hasta las 18h un viernes en la puta review, como para que esto se extienda. Jorge bromea con que nos vamos a quedar hasta las 22h. Quiero matar a Peter. 
Me pongo a chatear con mi jefe. Le cuento sobre la reunión de Roma y sobre los extraños movimientos de los alemanes con la Comisión. Hablamos de tonterías para matar el rato. 
17:50 - Las demos parece que van a acabar. Peter me dice que yo soy la siguiente. Le pregunto cuánto tiempo tengo y me dice que todo el que quiera. Insisto: ¿todo el que quiera hasta las 18h? No, todo el que quiera. Nos saltamos WP3 porque se supone que las demos de ayer han demostrado el trabajo. Pasa WP7 por delante de mí por decisión de Peter. 
 
18:05 - Me toca exponer. Peter me dice que tengo 45 minutos. ¿¿¿45 minutos??? ¡Una buena mierda! Me planto en medio de la sala y les digo al PO y a los reviewers que me voy a saltar la presentación y que pasamos directamente a las preguntas. Creo que me lo agradecen. Soy la única que va a cumplir con la petición del PO. 
Empiezan a ametrallarme a preguntas, preguntas que creo que puedo defender bien, pero Peter decide intervenir. Me parece que lo que dice sólo nos perjudica y Peter sólo habla, y habla, y habla sin parar. De repente tenemos una llamada al fijo de la sala. Peter contesta.  Yo pensaba que era el taxi de Ales y Anje, pero resulta ser un número equivocado. Con tanta tensión los alemanes se echan a reir. Son los únicos que han entendido la situación. Bueno, y yo, y sí es gracioso. 
Pero Peter sigue tenso, así que cuando un rewiewer cuestiona la solución el tío se marca un speech super emotivo sobre lo complejo que ha sido el proceso, que no es perfecto pero que hemos hecho lo que hemos podido. El discurso parece calar en los reviewers y cesan las preguntas. Genial, hemos sobrevivido.
 
18:25 - Los reviewers se van a deliverar. Los socios salimos a tomar café y a esperar la resolución. El tipo de Cyberdefcon compara la situación con las películas americanas, cuando se está esperando el veredicto del jurado popular. Es bastante acertado. 
Se está alargando muuuuucho, estamos muy cansados, queremos terminar. 
 
19:20 - Salen los reviewers y nos dan el feedback. El proyecto está aprobado. Me han rechazado un deliverable, pero parece que la recomendación es mínima, así que estoy contenta. Más trabajo tienen ECO, EII, LSEC y KUL. La rewiew se termina. 
Empiezan las despedidas. Me da pena despedirme de Christian. A Ales le voy a ver en nada, y a Jorge le he dicho que le llamaré cuando vayamos a Lisboa en octubre. El resto me dan un poco igual, aunque a Veronique y a Ulrich seguro que los veo pronto. 
Susana y yo tenemos que regresar al hotel a coger las maletas. Desde allí vamos a pillar un taxi a Brühl. Jorge nos pregunta si puede venir con nosotras, ya que los tres tenemos que ir a Colonia, y a él FCCN no le paga el taxi. Le digo a Paolo L. que se venga también, que tiene que ir a Brühl. Total, pago yo. 
 
20:30 - Llegamos a la estación de Brühl. Paolo querría tomarse una cerveza, pero el tren a Colonia sale en 15 minutos. No nos da tiempo. Nos despedimos de él.
Hablamos con Jorge sobre el evento del ICT2015. Me advierte que hemos cogido un hotel en una zona chunga. Cuando llegue a Madrid de lo primero que haga será intentar cambiarlo.
 
21:05 - Llegamos a Colonia. Jorge se despide de nosotras. Él pernocta en Colonia, nosotras proseguimos a Frankfurt. Decidimos cenar algo en la estación: a la porra la idea de cenar en Frankfurt y ver el skyline. Compramos también los billetes de tren.
 
21:28 - Nuestro tren va retrasado, para variar. Menuda mierda la puntualidad alemana. Otro mito que cae.
Llega el tren y nos montamos. Estoy agotada, aunque intento seguir la conversación de Susana. Le digo que no nos pagan lo suficiente para aguantar toda esta mierda.
 
22:40 - Llegamos a Frankfurt. Tenemos que coger la S3 o S4 para llegar al hotel. Está en las afueras de Frankfurt. A esas horas la frecuencia es una mierda. Tenemos que esperar 15 minutos a que llegue el S4.
 
23:05 - El tren no va a continuar más allá de Frankfurt-Süd. Tenemos que bajar y esperar otros 20 minutos a que llegue el siguiente. Estoy cansada, tengo sueño, me duelen los pies. Entonces me da por pensar que en el hotel hayan considerado que no hemos aparecido y hayan dado nuestra habitación a otros. Le comento a Susana que aunque sea, duermo en el lobby.
 
23:45 - Llegamos a la estación de Langen Flugsicherung. No se ve mucho, pero parece que estemos en un sitio alejado de la mano de Dios. Hasta se ven estrellas en el cielo y huele a vaca. Pasamos por una casa en obras y le comento a Susana que a malas podemos okuparla.
 
0:00 - Llegamos al hotel y hacemos el check-in sin problemas. Subo a la habitación y me encuentro una araña enorme en las cortinas. Con pena y asco la mato, o no voy a pegar ojo, y necesito descansar. Pongo un SMS a mi padre para informarle de que estoy bien. Me voy a dormir.
 
EoD.

lunes, septiembre 14, 2015

Cascada del Hervidero



Se aproxima el otoño y eso significa que queda poco tiempo para chapuzones fluviales. En mi búsqueda de nuevas oportunidades topé por casualidad con la ruta a esta cascada, llamada "del Hervidero". Es curioso que nunca antes hubiese salido en mis búsquedas. También es curioso que nunca hubiese oído de ella. Ya ves, vives años en un sitio y puedes llegar a desconocer tantos lugares. Llevan toda la vida ahí, accesibles para todo el mundo, pero ocultos para uno. Hasta que de repente se descubren.

La ruta se presentaba como sencilla y así fue. Es poco exigente y no está demasiado lejos del pueblo de San Agustín de Guadalix. El camino es una pista bastante amplia que transcurre paralela al cauce del río Guadalix hasta llegar a una cortante donde aparecen las cascadas. Es ideal para ir con niños, aunque nada de carritos, como sugería la publicación. No hay demasiada sombra, así que gracias a Dios el sábado amaneció nublado.

Aunque la ruta no está mal, no terminó de gustarme por la suciedad encontrada a lo largo del camino. Está demasiado cerca de una población y la gente es demasiado cerda. Se ve que tampoco se ocupan demasiado de las labores de limpieza de las márgenes del río. Aun así, el agua fluye más o menos limpia, excepto en la zona de las cascadas. Se supone que uno puede darse un chapuzón allí, pero no me quedaron muchas ganas. Mi gozo en un pozo.

La cascada son dos chorros que caen a sendos laterales de una enorme roca. Es una vista bonita.

Lo más curioso del día fue encontrar lúpulo enredado en unas zarzas. No es algo común. Cogimos un poco y lo olimos. Recordaba un montón a las IPAs. Qué aroma tan agradable. Daban ganas de tomarse una cerveza. Y eso mismo hicimos, aunque fue Mahou. Menos da una piedra.

miércoles, septiembre 09, 2015

Frutos


Un amigo me comenta en un correo: "No doy fruto". Creo que mi amigo está a punto de entrar en la crisis de la mediana edad. Parece un mito, pero ahí está: es un momento en la vida en que te paras y haces recuento de tu vida, y descubres que no has tenido la vida que querías. Y entonces te deprimes y te compras un Ferrari para compensar. Nunca hay que subestimar el poder de satisfacción inmediato de lo material.

Esto es una broma, y espero que mi amigo no se ofenda por estar trivializando algo que para él es serio. Pero lo cierto es que a veces damos más importancia a las cosas de lo que la tienen o lo merecen. Trivializar ayuda a quitar hierro, a afrontar las situaciones de otra manera. En realidad todo importa muy poco.

Creo que el problema de mi amigo es que se encuentra en un punto en que se ve solo. Se ve como un fracaso de la vida por no tener una pareja, una familia. No ha dado fruto en lo sentimental. Después de dejarte la piel por labrarte una carrera profesional, que sinceramente tampoco te ha aportado gran cosa, descubres que tampoco has cumplido con los cánones sociales establecidos. Incluso socialmente hablando ves que tus círculos sociales han cambiado y se han reducido tanto que casi (o no tan casi) son unipersonales. Y te sientes tan vacío, tan estéril, tan inútil, tan carente de valor…Encima parece que a nadie le importa cómo te sientes porque todos tienen sus vidas tan completas, encarriladas, perfectas, que les queda poco tiempo para (pre)ocuparse (por)de ti o para incluirte en sus planes. Sobre lo segundo hay poco que hacer: no puedes hacer que la gente se interese más por ti o que haga el esfuerzo por tenerte en cuenta. Sobre lo primero sí se puede hacer algo.

Hay varios modelos para describir el modelo vital. A mí me gusta el del jardín (aunque las plantas no se me dan bien precisamente). Podemos considerar que nuestra vida es un jardín (o un huerto) dividido en varios parterres: el trabajo, la familia, los amigos, el amor, las aficiones, la espiritualidad, etc. La división del jardín corresponde a cada uno tanto en número como en extensión, aunque esta segmentación tiene sus implicaciones; por ejemplo, si dedico mucho espacio a la familia, obtendré menos resultados en las aficiones. Cada uno decide qué sección es más importante, aunque todas desempeñan un papel importante en la vida de la persona. Puedo decidir una sección única, pero si destino todo a cultivar begonias, no puedo esperar a tener margaritas en el futuro.

Para tener un jardín hermoso y exhuberante hay que dedicarles tiempo a todas. Si nos solamente centramos en un solo parterre, es posible que esa zona sea maravillosa, pero el resto quedaría deslucido. Es más, a veces dedicarse a una sola zona produce también efectos indeseados por exceso de celo, como cuando riegas de más las macetas.

No todas las áreas van a requerir los mismos cuidados. Eso depende también de las especies plantadas en cada zona, ya que cada una tiene sus cuidados específicos: no es lo mismo plantar un olivo, que cuidar de una orquídea. Cada uno puede plantar en su jardín lo que quiera, pero deseará plantar las especies que más le gusten (aunque a veces es difícil saber qué nos gusta realmente, o quizá desconocemos las posibilidades). Pero digamos que todo se resume a una cuestión de tiempo y equilibrio.

El resultado también depende de la pericia del jardinero, pero nadie nace aprendido. Aprendemos a la fuerza de errores. El error al menos indica un intento. Y no hay nada inmediato. Y sí, el azar tiene mucho que decir aquí. A veces nos empeñamos en una variedad y no hay manera. Pero, eh, ¿cuántos agricultores experimentados no han perdido sus cosechas por caprichos de la naturaleza? A veces no conseguir algo o perder algo que se “tiene” es una suerte también. A malas te llevas una lección (ya sé que esto no consuela mucho).

Al final ese jardín da unos frutos o unas flores, que son las que tienes para ofrecer. En realidad el fruto de ese jardín es uno mismo. Y lo más importante: el que va a disfrutar ese jardín es uno mismo; el resto son visitas. Vamos, que si quieres plantar crisantemos, hazlo, por mucho que a la gente le horrorice (a mí me encantan).

Así que, querido amigo, si me estás leyendo (sé que un día lo harás): hazme el favor de salir del parterre del curro y dedicarte a cultivar tu jardín. Que sepas que yo aún estoy intentando salir de esa zona, sin demasiado éxito por el momento. 

viernes, septiembre 04, 2015

Remind me

Remind me to always lie with you, but never to you, and that hurt only hurts while it lasts. Remind me to hold hands but never hold back.

Remind me of love, remind me of heart, and remind me that life will not tear me apart today, but if it tries and when it does, remind me that I’m good enough to be enough for you.

Remind me that the only way to make it last is to put us first, and remind me that the past is a prelude and pain is a choice, that I’ll get knocked down but I can get up quick, and yes, I’ll get destroyed but I can rebuild again.

When you see me flailing in rough seas, coughing up lungfuls of dark waves, and I’m thinking I’m sinking because my arms are numb and I can’t feel my legs, remind me with a hushed assurance and a knowing grin, “You’ll drown slower if your chin’s up, friend.”

Remind me to have faith.

Remind me why I love you.

Remind me that the stargaze stares we share and the galaxies we wish to explore are inside, not above, that the paths we long to travel are internal, not foreign, and remind me when my dreams seem lost like faraway lands in disrepair, that you’ll hold my hand and always care.

Remind me that it’s me you think about when you wish for happily ever after.

Remind me that not all aches are bad, that black nights still shine light and even in rainstorms or when hail comes and the sky is filled with emptiness we run from, the sun is always out somewhere.

Remind me that I am filled with light.

Remind me why your eyes do such funny things to mine and how, sometimes, time stops in the shadow of your smile.

Remind me that storm clouds are just water up high in the sky, that water is needed, that water gives life, and though it may arrive in drops of sweat or tears of strife, remind me that I can heal.

Remind me to keep you close but to never go too far, and remind me that even if we feel like a lifetime stopped and stuck in its tracks like a frozen statue of our distant past, even if it feels like pointless paralysis or a beginner’s magic trick, even when we resemble an empty well all out of wishes, remind me it will be okay and already is.
Remind me that you are strong, and remind me so am I.

Remind me that you aren’t scared when, can’t run from, won’t hide, and don’t mind my pain when it’s all I know and feel and fear.

Remind me that we’ll never know how it ends until it does, and even then, it doesn’t because what we have and who we are isn’t something we can just pack up and leave behind, like some kind of shooting star in some cold and fleeting night.

Remind me how I love getting lost in you.

Remind me that you are an adventure worth taking and never forgetting.

Remind me it starts now, today, for always in all ways, and remind me to remind you of this, all of it, always in all ways.

(Visto en Rebelle Society)