lunes, octubre 22, 2018

Modesto

No esperaba verme cara a cara con una terapia nueva de sopetón, pero así ha sido. Una sorpresa. Todo porque los imanes se usan tanto para hacer testaje como para tratar enfermedades. Lo del testaje es fascinante. Es similar a la kinesiología, pero usando los imanes para preguntar al cuerpo. El cuerpo responde. El cuerpo nunca miente. Es muy sorprendente ver cómo las piernas se acortan conforme al lugar donde se posicione un polo negativo, y cómo el polo positivo compensa la fuerza y anula el efecto. Yo alucinaba al verlo con mis propios ojos. Me han quedado muchas preguntas por hacerle a Modesto, pero ya tendré ocasión.

El par biomagnético es una terapia creada por el mexicano Isaac Goiz, todavía en activo. Se basa en restaurar el equilibrio biomagnético para recuperar la salud. Para ello se hace uso de unos imanes de determinada intensidad, no eléctrificados, que se posicionan en puntos concretos del cuerpos. Con los imanes se pueden detectar cambios en el pH del cuerpo, produciendo acortamientos (ácido) o alargamientos (alcalino). Al mismo tiempo, existe otro punto en el cuerpo de polaridad inversa. Así se expresa una dualidad.

No tengo muy claro cómo se originó esta técnica, pero parece que la Virgen de Guadalupe metió mano en el asunto. No es que se apareciera ni nada por el estilo, pero sí que Goiz recibió una inspiración al visitar a la virgen. La inspiración puede llegar en los momentos y lugares más insospechados. Pero sí parece que la virgen tiene una influencia especial. Sea como fuere, el caso es que el doctor encontró su técnica. Él empezó con pacientes de VIH pero luego decidió experimentar con otras afecciones, de manera exitosa, según parece. Tiene muchos seguidores, entre ellos Modesto.

A Modesto le gustan sus imanes, se siente cómodo con ellos, y además trabaja muy fluido. Me encantan esas personas que saben tanto que ni dudan. Además de los imanes, conoce las formulaciones de los complejos vitamínicos en profundidad. Así he sabido, por ejemplo, que no vale cualquier magnesio, ni cualquier citrato. Ni siquiera el cardo mariano es igual en todos los comprimidos, pues el activo del cardo no aparece igualmente representado en todos ellos.

Modesto es un 6 ala 5, pero debe estar muy elevado. Es encantador. Soportó estoicamente todo la batería de preguntas que pude plantearlo, supongo que porque le gusta hablar de su trabajo. Sería un gran maestro por todo lo que sabe, pero entiendo que no le interesa. No le va mal, la verdad. Hice cuentas de cuánto podía levantarse en una semana en Madrid y es una cantidad interesante. Pero no creo que sea una cuestión de suerte, sino que el tipo es buen terapeuta. Tendrá sus éxitos y eso hace que el boca a boca corra como la pólvora. Yo no lo habría conocido de no haber sido así. Ya veremos en qué termina.

viernes, octubre 19, 2018

Un arcoiris en medio de la tormenta

Hoy hemos hecho la clase de yoga con las luces apagadas. La profesora se ha empeñado en este tema, pero se habría necesitado un poco más de luz para poder ver mejor. Es verdad que nos hemos trasladado hacia los ventanales para tener más claridad, pero lo cierto es que fuera el día estaba gris, lluvioso y plomizo. También se nota que los días se han acortado, aunque nos queda bastante hasta llegar al solsticio para tener una noche más larga.

El día está como mi vida, revuelto. Aunque se agradece el cobijo de la clase y el poder estar conmigo misma en una actividad que implica un cierto grado de presente, como es el yoga. Clase de torsiones y de caderas. Entre el stretching y el yoga tengo las caderas totalmente flexibilizadas, y eso eso es muy bueno, porque es la cadera desde donde parte todo movimiento. También ese concepto se traslada a la vida: la columna te sustenta y la cadera te dirige, luego si las tienes bien, tu vida está bien.

He mejorado mucho el resfriado en un día. La acupuntura ha sido mano de santo. Aún me queda poner a tono el cuerpo. Eso lo haré durmiendo, pero creo que hasta el domingo no voy a poder darme un homenaje. Estoy pensando en cancelar las clases del domingo solamente para quedarme durmiendo hasta la hora de comer. Ya sé que después me obligaré a levantarme, pero la tentación está ahí.

No digo que todo esté mal, pero está raro. Está demasiado denso, demasiado tumultuoso. Por dentro hay una especie de calma chica, pero me da miedo porque podría convertirse en tormenta en cualquier instante. Me da miedo también que esté tapando y tapando en vez de afrontar.

Pero hoy en clase de yoga, mientras hacía una de las torsiones, he visto un arcoiris entre las nubes, y he sonreído. ¿Cuánta gente lo habrá visto en clase? Posiblemente no mucha, o ninguna. He pensado en BH. No quiero decir que sea una señal del cielo, pero cuando haces estas conexiones tan rápidas es como una especie de mensaje.

Estoy triste, pero hay arcoiris aunque sean efímeros. El arcoiris ha desaparecido como ha llegado, difuminándose entre las nubes. Son estos arcoiris los que me dan una pizca de fuerza para continuar, porque la verdad, no tengo ni idea a qué aferrarme en la vida para seguir. No tengo nada. Bueno, tengo una misión: limpiar el árbol, pero es complicadillo.

Y esta tarde, seguimos.

miércoles, octubre 17, 2018

Amor incondicional

Una idea interesante de la sesión de hoy: el único amor incondicional que existe es de los hijos hacia los padres. Yo añadiría a los perros, pero no voy a discutir con un eneatipo 8.

Es una idea que me fascina. Hay ideas así: ideas que quizás no compartes (estoy considerándola) pero que te parecen hermosas en sí mismas porque brillan como una estrella. Son joyas mentales. Una maravilla. Ideas que chocan con tu red de creencias y las hacen tambalear, incluso deshacer.

Pero esta idea tiene su sentido. El amor de un hijo a sus padres es tan incondicional que se empeñan en reproducir sus gestos y sus comportamientos, de acatar sin discutir sus normas, de ponerlos en un pedestal, de justificarlos a toda costa, de desplazar la rabia a sus padres hacia otras personas para no dirigirlo contra ellos. Es una complacencia tal que son capaces de cumplir lo que los padres esperan de ellos, seguir el plan trazado por los padres para ellos, incluso cuando no es lo que quieren, incluso sacrificando su felicidad. Es una fidelidad al árbol tan grande que arrastrarán los patrones familiares a su vida para intentar cumplir con la misión familiar, de reparar las injusticias del pasado, de somatizar el dolor de la familia. Pura devoción.

En cambio el amor de los padres es condicionado. Te quiero solamente porque eres mi hijo, mi prole, porque eres mío, porque eres sangre de mi sangre, porque eres mi heredero, porque eres la continuidad de mis genes. Te quiero porque sacas buenas notas, porque eres obediente, porque te pareces a mí. Te quiero porque me das un estatus y me ayudas a construir la familia "perfecta". Te quiero porque vas a pagar mi pensión en el futuro, porque me vas a cuidar de mayor. Te quiero porque contigo estoy contribuyendo a la sociedad. Te quiero porque tú vas a cumplir lo que yo no logré para mí, porque en ti proyecto mis deseos frustrados. Te quiero porque es lo que se espera que tengo que hacer. Te quiero porque gracias a ti, satisfago a mis padres yo mismo.

Puede ser una idea controvertida, pero me parece muy muy interesante. Voy a dejarla reposar esta noche.

Venus retrógrado

Estamos en plena época de Venus retrógrado (rx), que se extenderá hasta el próximo día 16. Si Mercurio retrógrado es bastante conocido, no lo son tanto otros planetas, aunque sean planetas de tipo personal, como lo es Venus. Y además Venus retrograda en un signo de la intensidad y la profundidad de Escorpio, así que no puede ser un trabajo fácil. De hecho, no lo está siendo.

Venus Rx tiene que ver con una reevaluación de los deseos, las relaciones, de los sentimientos.  También es una momento para enfrentar temas del pasado. En particular es una oportunidad para sanar un corazón roto y cuidar de uno mismo.

Y en esas estamos.

No pensé que Venus Rx sería así ni que produciría estos efectos.

Es una sincronía total el haber empezado la terapia transpersonal justo cuando Venus estaba en sombra y se disponía a retrogradar. Este viaje tiene mucho que ver con indagar (Escorpio) dentro de uno mismo, de ver la basura que uno porta para poder sanar. Ahora mismo estoy un poco perdida con este tema, aunque si tengo que buscar algo positivo, he adelgazado y he descubierto un vacío.

El tema del aborto ha vuelto a surgir. Llevo hablando del mismo en estos días más que lo que he hecho en dos meses. Ha sido como volver a abrir la herida para sacar pus. Me encantaría no ser tan mental para evitar tapar la herida con cualquier cosa que evite mirar el dolor: trabajo, gimnasio, televisión, libros, cursos...Porque tengo que mirar y tengo que hacerlo muy directamente para poder sanarla.

Y luego están las relaciones. Desde hace un tiempo estoy mucho más volcada en mi interior que nunca. Va con el clima astrológico también. Me estoy adentrando en mis profundidades, estoy hurgando, estoy excavando. Quizás despierte al Balrog. No me apetece mucho interaccionar socialmente, aunque después agradezco gestos como el de Alicia sacándome a comer el domingo, o la conversación tan a corazón abierto de ayer con Blanca. En el fondo, yo necesito hablar de mis temas para poder manejar mis emociones y quedarme tranquila. Si no lo hago más a menudo es porque no me fío de la gente, y porque con la gente que me fío a veces solamente encuentro incomprensión o desinterés, lo que hace que vuelva a replegarme. Me queda este blog y un diario personal que es bastante intermitente.

Hace unos pocos días nada más, tuve una experiencia parecida. Percibí una situación como una amenaza, quizás agrandada por el hecho de anticipar (muy 6) y por el cansancio general. Llevo muchos días donde o bien parece que no hay más que problemas, o soy yo que no estoy gestionando bien los temas. El caso es que busqué a una persona para desahogarme y encontré frialdad y desinterés. No era cualquier persona, lo que me dolió más aún. Desde entonces no he vuelto a hablar con él. Él tampoco conmigo.

Es curioso cuando decides hacer un experimento a ver qué pasa. Dices: ¿qué pasaría si yo dejase de hablar con una persona? Haces la prueba y descubres que efectivamente esa persona no te busca. Intentas disculparla, buscarle excusas, pero si la excusa es falta de tiempo, es mala excusa. Porque todos tenemos falta de tiempo, yo la primera. Se tardan 30 segundos en escribir "hola" en un mensaje, algo menos si es un emoticono. Entonces esa no es la razón principal. La razón principal es la falta de interés. Y entonces te das cuenta de que eras la que sostenía la relación. Da igual lo mucho que quieras a una persona, lo mucho que te preocupes por ella, lo mucho que quieras estar con ella, lo mucho que te esfuerces...cuando no hay interés ni afecto, poco más puedes hacer (cuando has hecho casi todo ya). Y mira que yo podría volver a iniciar el contacto, no es un tema de orgullo para nada, es que simplemente estoy cansada de intentarlo, y no me sale la acción.

Así que se abre nuevamente una herida de abandono y de rechazo (dos de las cinco heridas del alma), y es doloroso mirar ahí. Pero debo intentar no taparlas, por mucho que duelan.
A veces me pregunto cuánto puede soportar un corazón. Quizás no mucho más. Mi bisabuela paterna murió a los 49 años de corazón.

martes, octubre 16, 2018

Invidentes

Lydia, apoyada por mi directora, me pidió hace unos días que diera trabajo a una persona del otro departamento para protegerla de una eventual despedida. Es un perfil muy particular, dado que la persona es ciega. Se espera que este chico trabaje en proyectos de accesibilidad con Lydia, pero mientras salen los proyectos, aparece como disponible en los sistemas, con el riesgo de quedar en la calle.

Por hacer un favor a mi jefa (más que a Lydia), y porque el chaval me cae bien (supongo que la ceguera me causa ternurita), accedí a buscarle alguna tarea dentro de mi grupo. Lo ideal habría sido meterlo en tareas de análisis web, para comprobar la accesibilidad de nuestras páginas web de proyecto, pero el jefe de diseño se negó en red alegando que esto le daba más trabajo. Ahora que el grupo no está bajo mi responsabilidad, me da igual. Pero seguía quedando el tema de encontrar una tarea, teniendo en cuenta que es invidente, no sabe casi inglés, no conoce el mundo de los proyectos europeos, y entra nuevo en la tarea.

El primer factor me parece fundamental. No consigo hacerme a la idea de cómo funciona el tema, de cómo recibe la información y de cómo la organiza. Me intento poner en su lugar y no lo consigo. Además, yo soy bastante visual. Por supuesto, mi lenguaje utiliza términos como "ver" o "mirar", que pueden resultar políticamente incorrectos, pero es lo que hay. Hoy se lo he dicho claramente: no me hago a la idea. Él está acostumbrado, pero yo no.

Viendo lo cargadísimo que está Elies, pensé que podría ser un apoyo para éste en los temas legales. Hoy hemos tenido una telco los tres para que Elies le explicase lo que tenía pensado. Un ejemplo del problema de la invidencia: en negociación de contratos usamos mucho la opción de control de cambios de Word, pero no sabemos si el intérprete tiene esa opción. De hecho, el chico no parecía saber a qué nos referíamos.

La culturización de esta persona va a ser algo complicadillo y costoso, más de lo normal.

lunes, octubre 15, 2018

15 de octubre

Siempre en la memoria. BH (19/06/2018).

Lady Liuwa


Hace unos días que supe de Lady Liuwa, la última leona de la planicie de Liuwa en Zambia. Durante años fue una reina solitaria, el último especimen en una región asolada por los furtivos. Los leones son de los felinos más sociales que existen. En particular las hembras, que viven en grupos familiares que se extienden a madres, tías y hermanas. Tuvo que ser muy difícil para ella adaptarse a una situación de soledad y de supervivencia, al carecer de un soporte estratégico y táctico para la caza y la defensa, rodeada de situaciones de peligro y enfrentamientos (hienas, fundamentalmente). Pero ella aprendió, y sobrevivió. Todo un símbolo de perseverancia y resistencia. Un icono. Una leyenda.

Parece que en algún momento se quiso salvar la especie, introduciendo algún macho que contribuyese a la reproducción, pero los esfuerzos fueron insatisfactorios. Quizás era demasiado mayor para ser madre. Finalmente metieron a Sepo, una compañera, y juntas llegaron a formar un pequeño clan. Los hijos de Sepo fueron adoptados por Lady Liuwa. Una nueva familia, una nueva esperanza.

Lady Liuwa murió con 17 años. No está mal considerando que la media de vida va entre 15 y 20 años. Al menos no murió sola. Esto fue en agosto del pasado año. Sepo la seguiría poco después, víctima de dos leones macho que quisieron matar a los cachorros para poder procrear. Parece que los cachorros están bien, aunque me pregunto quién cuida de ellos.

Me siento muy identificada.

domingo, octubre 14, 2018

La boda del año

La boda de Viti y Leti. Jamás pensé que llegaría a ver esto. Ayer formalizaban su boda de Las Vegas a través de un enlace religioso en la parroquia de su "barrio", la de toda su vida. Esa parroquia ha sido siempre un punto focal en sus vidas. Ellos se conocieron en torno a la actividad de la parroquia, y su pandilla de siempre salió también de aquellas paredes. No cabía la posibilidad de otro lugar para el enlace.

La de ayer fue una ceremonia larga y pausada, como los novios querían. Él vestido como un sureño estadounidense, con clara rockera, ella con estilo medieval. Las flores estaban hechas a ganchillo por la hermana de ella. Todos los amigos contribuyeron de cierta manera a la boda. Algunos leyeron, otros hicieron las peticiones, y el resto formaron el coro que cantaría todas las canciones de la ceremonia. Para mí, el coro fue lo mejor. Como diría después el hermano del novio, se nota que llevan mucho recorrido juntos. Están totalmente compenetrados y sincronizados, todo bajo la batuta de Carolina, que vivía con pasión cada una de las letras. Además cantan bien. La canción final fue un regalo de los amigos a los novios: una canción escrita por ellos para los novios, a ritmo de rock `n`roll, contando la vida de los contrayentes. Me pareció genial. Me gustó también que sonaran la batería y la guitarra eléctrica.

El rock estuvo muy presente. De hecho, los novios ofrecieron a Dios parte de sus recuerdos asociados a la música, incluyendo fotos de conciertos, un DVD de AC/DC y un VHS de Bon Jovi. Me pareció un gesto bastante bonito, muy significativo. Me gustó también el discurso final del novio dando gracias a Dios por cosas como la naturaleza, los ríos y las montañas que tanto les gustan. Se emocionó y todo, y mira que es difícil verle así. Leti sí lloró, varias veces, pero ella es más emocional.

Una boda muy sentida para los novios, que tuvieron la suerte de contar con el párroco de toda la vida conduciendo el ritual. De las lecturas, salió la "Carta a los Corintios" de San Pablo, que es uno de los textos más bonitos que existen sobre el amor, por muy manida que pueda resultar. Yo no me canso de escucharla. En cambio, la primera lectura y el salmo responsorial no me gustaron tanto. El sermón del cura tampoco me gustó mucho, aunque parece que sí a los novios.

El convite se celebró en el campo de golf de La Hinojosa. Es un sitio bastante agradable, con bonitas vistas hacia Barajas y el Campo de las Naciones. Buen día también para una boda, soleado y de temperatura ideal. La comida estuvo bien (riquísima la carrillera), armonizadad con clásicos del metal y del rock, que lamentablemente apenas se escucharon por las conversaciones de los invitados. En un momento me pareció distinguir algo de Gotthard, pero no puedo asegurarlo.


Se supone que en el baile íbamos a escuchar mucho rock y metal, pero las primeras horas del mismo fueron canciones más de público general, incluyendo pasodobles, éxitos pop, y éxitos latinos. Los Kukusus casi se cortan las venas. Al final de la velada sí, empezaron con el popurrí: Barricada, Porretas, Barón Rojo, Ozzy, Judas, Rammstein, Bon Jovi (of course), Guns 'n' Roses, Iron Maiden (con Dickinson y no con Di`Anno jajaja)...Manowar, también. Pero en vez de ponerme el "Hail and Kill" me plantan el "Carry on". Amos, hombre.

Antes de abrir el baile, un momento revival musical. Los amigos de la infancia, que en su momento tuvieron una banda de nombre "Salvation", sacaron los instrumentos y se marcaron un mini concierto con el novio de frontman. Efectivamente, se nota el recorrido: se nota que se conocen, que lo pasan bien, que no tienen vergüenza, que tienen tablas. El conciertillo estuvo muy bien y el novio creo que estaba emocionado de poder revivir los viejos tiempos. Hace mucho tiempo, la verdad.



Me tocó, como era de esperar, en la mesa de los Kukusus. No estaban todos, lamentablemente, y alguno lo desplazaron a la mesa de los Indroides. Me senté entre mi sobrino y Mr Steeler. Me sorprendió gratamente poder hablar con él de energías, no me lo esperaba. Creo que podríamos organizar un grupo de conversación entre los puramente racionales y los que tenemos un pensamiento más...no sé cómo definirlo ¿abierto? Lo tendré en cuenta si llego a organizar la quedad de Navidad.


El punto raro lo tuve con Diego y su novia. Este año está siendo muy kármico para mí, y con la puñetera venus retrógrada, tenía que salir este tema de todos modos. Tenía que afrontarlo de una vez, y sinceramente, creo que no ha terminado de resolverse. Volverá a aparecer, pero será de otra forma. La culpa realmente la tiene Diego, que me puso de mala leche el día anterior a la boda, preguntándome cómo actuar. Sé que su intención no era mala, pero me sentó mal que pensara que íbamos a tener un altercado. ¿Quién cojones se cree que soy? ¿Acaso cree que no sé comportarme en público? ¿Que iba a montar un pollo en un evento? ¿Por él? ¿Acaso se cree que no he superado el tema?

Al final no me presentó a la chica, y yo la ignoré totalmente, incluso teniéndola al lado. Si no me la presentan, para mí es una desconocida por la que no voy a hacer el intento de conocerla. Como si fuera cualquier otro desconocido de la boda. Que es una boda, no un evento de networking. Diego llegó a preguntarme otra vez si me la presentaba, y le dije que hiciera lo que le pareciera. De hecho, podría habérsela presentado al resto del grupo. ¿Lo hizo? Creo que no.

Que Diego se sentara con los Kukusus y la chica con los 4treros fue también raro. No fue una deferencia a mí. En mi opinión tiene más que ver con el hecho de que Diego y ella habían cortado hace unos meses y volvieron después. Pero que ahora no se sentaran juntos me parece raro, habiendo sitio tanto en una mesa como en otra. Esto ya es cosa de Diego. Si no quería traerla a nuestra mesa, podría haberse ido a la otra. La chica allí parecía integrada.

El punto cómico de la boda, además del strip-tease del Cervi (qué vergüenza ajena) y la torpeza de mi cuñado manchándome el vestido de cerveza  (mi maravilloso y precioso vestido, debería decir), me lo dieron los zapatos. Por la mañana elegí unos zapatos antiguos, negros, de tacón, y de tiras que hicieran juego con mi vestido (¿he dicho ya que me encanta mi vestido?). Pero el pegamento de las tiras estaba pasado, y camino de la ceremonia fueron soltándose las tiras una a una. Yo rezaba por que me aguantasen hasta llegar al banquete, porque mi cuñado me iba a traer unas sandalias de mi hermana de repuesto, pero camino del metro, se rompió completamente la suela y me quedé solamente con la plantilla del zapato. Con esas, tuve que irme a Carrefour a comprarme unos zapatos nuevos. A dios gracias era sábado y había tiendas abiertas. Afortunadamente encontré unos zapatos de salón clásico negros que me salvaron la vida. Al final de la velada terminé descalza igualmente para poder bailar, pero por lo menos no me dejé los pies en el asfalto.


A falta de una sorpresa inesperada, no voy a tener otra boda en lo que queda de año. Al año que viene estoy invitada a una en Palencia o en Cuenca (según decidan los novios), pero seguramente será de las últimas bodas de mi vida. Estoy esperando que Luis y Carmen se decidan, y quizás Diego me dé la sorpresa. Por lo demás, no me puedo imaginar otra invitación.

Ahora me quedan las comuniones y los funerales.

sábado, octubre 13, 2018

Abejas y eclipses

Hace unos días leía por Twitter una noticia que había llamado mi atención: las abejas dejaron de zumbar en el último eclipse de sol.Se refiere al eclipse de hace un año, dado que este año tuvimos otro eclipse solar. En aquél los investigadores observaron la actividad de los insectos, en particular las abejas, y vieron cómo los insectos adaptaban su actividad a la variación de la luz solar, cesando por completo al alcanzar el máximo de oscuridad. Ese parón se mantuvo durante los dos minutos que duró el eclipse. Se cree que la mayoría del enjambre regresó a la colmena para afrontar este evento astronómico. De esta forma se obtiene una evidencia de cómo el sol tiene un efecto en la actividad de las abejas.

Es conocida también la incidencia de los eclipses en el comportamiento animal en general, en los animales salvajes. Puede que los animales domésticos todavía sean capaces de percibir los cambios de luz tan abruptos, incluso de anticiparlos, si aún son capaces de mantener sus instintos naturales.
Y luego estamos los humanos, que seguimos moviéndonos a un ritmo que muestra una total conexión de la naturaleza. Es verdad que la curiosidad nos lleva a muchos a salir a observar el fenómeno, dada su escasa frecuencia observable y su belleza (aún recuerdo esa imagen del 2010 cuando el sol se prendió como un fogón de gas). Muchos, en cambio, continuarán su actividad ajenos a lo que sucede en el cielo. Hemos perdido nuestro instinto, nuestra capacidad de leer las señales del ambiente. Podemos tener una tecnología muy avanzada y "útil", pero hemos prescindido de nuestra sabiduría ancestral, la que nos conecta a la tierra y al universo. Olvidamos que vivimos aquí, aunque nuestra consciencia sea cada vez más artificial y digital.

En el pasado eclipse lunar me llegó una recomendación de no salir a la calle a ver el eclipse. Parece ser que la energía de la luna de sangre no era adecuada para recibirla directamente. Seguí el eclipse desde casa, observando con unos prismáticos cómo la luna se oscurecía y cambiaba de color. Yo sigo siendo sensible al cambio de la luz, al cambio de la energía circundante. No soy la persona más conectada, porque entre otras cosas soy muy mental, pero sí siento los cambios a mi alrededor. Así que me quedé en casa intentando saciar mi curiosidad indirectamente. Quizás podría haber hecho una meditación e ignorar el espectáculo nocturno. Hacer como las abejas: parar toda actividad mientras dura el eclipse. La oscuridad siempre nos invita a la pausa, a la interiorización y a la reflexión.

El próximo año vuelve a darse un eclipse lunar el 21 de enero en el signo de Cáncer que será total desde España. Un buen momento para ritualizar el modus operandi de las abejas.