domingo, julio 29, 2018

Aus dem Nichts


Fatih Akin es un director que siempre me parece interesante, pero cuyas películas me causan cierto reparo porque están muy centradas en el drama. Excepto "Im Juli", quizás, que es una película alegre y llena de buen rollo. Por eso, me costó elegir "Aus dem Nichts" ("En la Sombra" en español), porque no tengo muchas ganas para dramas. Y eso que podría haber escogido "Un sol interior", que parecía más positiva, aunque también estaba en la categoría de drama.

Puse la película en versión original para poder practicar un poco de alemán, pero tuve que poner los subtítulos enseguida porque los personajes arrastraban muchísimo las palabras. Los subtítulos en español a mi pesar porque no había la versión alemana. Me contraria.

La película está protagonizada por Diane Kruger, actriz alemana conocida por la película "Troya", entre otras. A mí me parece una mujer muy bella. Tiene esa belleza fría, delicada, y elegante que han tenido actrices como Grace Kelly. Y a pesar de eso, son buenas actrices, aunque no sé si muy reconocidas. La interpretación de Kruger es una prueba de que se puede ser guapa y aun así hacer drama creíble. Parece que para que te premien es necesario desfigurarse o disminuirse, como si una persona "normal" y guapa no tuviera capacidad para el dolor. Un caso claro fue el Oscar a Charlize Theron en "Monster". No digo que no fuera merecido, pero la interpretación de Naomi Watts en "21 gramos" es superior, en mi opinión, sin necesidad de caracterización alguna.

En "Aus dem Nichts", Kruger interpreta el papel de Katja Sekerci, una mujer alemana casada con un turco de dudoso pasado como camello. Tras salir de la cárcel, ambos se casan y comienzan una vida nueva. Años después, la vida de Katja se desmorona cuando su marido y su hijo mueren en un atentado bomba perpetrado por un grupo neonazi. Además del dolor por la pérdida de sus seres queridos, Katja tiene que ver cómo se cuestiona su vida y cómo los autores salen libres en el juicio. Entonces planeará una venganza que la llevará a Grecia, donde se desencadenarán los acontecimientos.

A mí me ha gustado mucho.

El modelo del caos

Hoy he visto en twitter la siguiente frase: "El caos es un modelo que aún no conocemos".
Como frase me parece buena, pero no estoy de acuerdo del todo con ella. Podríamos decir que el caos es un modelo en potencia, pero no en ser.
Para mí el caos es en todo caso un devenir, el paso de un modelo a otro. Un cambio, pero no un cambio cualquiera. El caos es más intenso, más rápido y tiene un impacto en nosotros. Si fuese un cambio gradual no sería caos, porque no lo percibiríamos hasta que ya se hubiese dado. Pero el caos es notable porque se encarga de disolver estructuras que considerábamos inamovibles y firmes, aquellas que nos aportaban seguridad.

El impacto del caos puede ser doloroso y traumático porque nos obliga a salir de nuestra zona de confort. Nos creemos perdidos, pero simplemente estamos en tránsito. El dolor viene más de nuestro apego al modelo anterior y a la resistencia que ofrecemos al cambio, en vez de permitir que el cambio se produzca y nos adaptemos de una manea mucho más suave.

Eso sí, el caos es inevitable e implacable. Su misión no es ser tibio y condescendiente. Su misión es destruir para poder crear algo nuevo. No dejará muchas estructuras en pie.

Y sin embargo es necesario, como lo es cualquier cambio en sí. La vida es cambio continuo. Si no fuera por el cambio, estaríamos muertos. El cambio nos reta y nos pone a prueba, nos hace aprender, nos moldea. Esto es necesario porque el nuevo modelo que se avecina requiere de una nueva versión de nosotros.

Quizás nos gustaría que el cambio fuera más gradual, más suave. Pero quizás tuvimos esa opción y nos negamos a aceptarla. Por miedo, por comodidad, por arrogancia...¿quién sabe? Teníamos que evolucionar y no quisimos. La sacudida, pues, es ya el último recurso para movilizarlos.

Así que, como el cambio va a suceder y va a ser agitado, no queda otra que capear el temporal lo mejor que se pueda. Guarecerse, protegerse, y dejar que las cosas sucedan, mientras nos preparamos para una nueva etapa en nuestra vida.

sábado, julio 28, 2018

El caso Sloane


Esta película tenía muchas ganas de verla porque tenía buenas referencias sobre ella. También tenía una idea sobre lo que podía ser el argumento, pero aquí estaba un poco equivocada. Aun así, la película me ha gustado bastante, aunque resulta muy difícil empatizar e identificarse totalmente con la protagonista.

Elizabeth Sloane es una lobbista profesional en EEUU. Su trabajo es influenciar las decisiones de los congresistas que deben votar a favor o en contra de ciertas leyes que se debaten en la agenda política. Y ella es muy buena en su trabajo porque tiene los contactos, tiene los medios, y conoce las maniobras que es necesario hacer en cada momento. Su lema es la sorpresa, siempre adelantándose a las circunstancias y a las jugadas de sus adversarios. Para ella la causa es lo de menos, lo importante es ganar. No importa los límites que haya que traspasar, siempre que sea necesario para ganar. Es ejecutiva, fría, robótica, segura, implacable, y extremadamente inteligente y astuta.

Elizabeth ama su trabajo. Es adicta al mismo de hecho. Vive por y para las causas que representa, o mejor dicho, por la victoria. Pero todo ello tiene un precio: por un lado su salud se resiente debido al estrés y la tensión que soporta. Sufre de insomnio crónico y toma anfetaminas para poder aguantar el ritmo frenético que vive. Por otro lado, carece de vida propia. Está sola y simplemente se dedica a cubrir sus necesidades básicas de una manera muy poco gozosa. No tiene amigos, no tiene apenas relación con sus colaboradores de trabajo, y contrata los servicios de gigolós para satisfacer sus necesidades sexuales. Viste impecablemente, muy elegante, pero toda su ropa es de colores blanco, negro y algo de gris. Yo diría que es un eneatipo tres bastante insano.

Aparece una causa en su vida que no puede rechazar: una legislación a favor del control de armas en Washington DC. Acepta inmediatamente por el reto que supone, dejando de lado el despacho para el que trabaja, y llevándose a parte de su equipo con ella. Pero además del reto pareciera que hubiese alguna motivación oculta que la lleva a defender el control de las armas. Se enfrentará a toda la maquinaria de su antiguo despacho, así como a la industria armamentísticas. Contra todo pronóstico, la causa del control de armas irá ganando poco a poco terreno en la campaña, debido al empuje y las artimañas de Sloane. Esto hará que sus adversarios, que tampoco tienen demasiados escrúpulos, hagan todo posible por desacreditarla. De esta manera, conseguirán llevarla al tribunal ético para rendir cuentas por un tema administrativo en una de sus causas anteriores. Lo que no esperan es que ella guarde un as en la manga.

Como digo, el personaje de Elisabeth es bastante desagradable porque pareciera que haya perdido su humanidad. Es una persona extremadamente dura. Lo es con los demás, pero lo es especialmente con ella. No se permite sentir, ni intimar, ni involucrarse en temas emocionales. Tengo la sensación de que lleva tanto tiempo reprimiendo su humanidad, que se ha creado un callo duro en su piel, una barrera infranqueable. Y sin embargo, como humana que es, no puede evitar tener ciertos momentos de debilidad, como la simpatía que desarrolla por Esme, una joven de su equipo superviviente de una matanza sucedida en Bloomington; supongo que Esme le recuerda a ella de joven (aunque ya apuntaba maneras entonces). También demuestra cierta debilidad con su amante, cuando en un momento dado se resiente de toda la presión que llega a soportar por el transcurso de los eventos. Y finalmente la actuación final, que a mí me parece una especie de vía de escape a una vida indeseable en la que se siente atrapada.

viernes, julio 27, 2018

Limpiando el linaje


Esta idea me parece muy bonita: cuando tu abuela estaba embarazada de tu madre, tu madre ya tenía en ella el óvulo que te engendraría a ti. Lo que significa que durante unos meses existió una conexión entre abuela-madre-hijo, los tres erais uno. Tu abuela le transmitió a tu madre una carga de información genética, pero también te la transmitió a ti. También lo hizo su madre y la madre de su madre, y así hasta el origen de los tiempos (hasta el LUCA). Esta idea sirve para ilustrar la conexión con el linaje materno para demostrar que somos el resultado de miles de generaciones anteriores a nosotros.

Esta idea surgió ayer en mi práctica de preparación para el rito del sábado. Tenía que escribir una carta, y en un momento dado apareció la idea del linaje. Si hasta ese momento mi actitud en la carta había sido un tanto tibia, todo cambió al aparecer el linaje. Ambos linajes, materno y paterno. Muchos de estos rituales de energía femenina se centran fundamentalmente en el linaje materno, pero para mí ambas ramas son importantes, y me gusta meter a todas mis ancestras en ellos.

Al pensar en mis ancestras, reconozco esa cadena que se prolonga desde el presente hacia el pasado.
Elsa, hija de Mª Cristina, hija de Cristina, hija de Juana, hija de Thomasa, hija de Juana, hija de Manuela. Mi prima Beatriz hizo un buen trabajo levantando el árbol materno (aunque falta información para conocer el transgeneracional, que tendré que completar en el curso de gestión emocional). Reconozco que soy su legado en el mundo. También lo soy, por supuesto, de todas aquellas mujeres que entroncan con mi abuelo materno, así como todas aquellas que forman parte de mi rama paterna, que desafortunadamente es más desconocida. Soy el legado de todos ellos.
Reconozco que les debo mi vida y mi existencia.

Reconozco que si estoy aquí es gracias a todo lo que ellas vivieron, tanto lo bueno como lo malo. Podría intentar quedarme solamente con lo bueno, pero eso sería rechazar una parte de ellas, dado que los episodios negativos también las moldearon e influenciaron su camino, su carácter, y su cosmovisión. Al mismo tiempo, sería como rechazarme a mí misma, ya que yo integro en mí todas las experiencias que ellas vivieron. Al pensar en ellas y en sus caminos, me siento orgullosa de mi linaje, por su supervivencia, por sus vivencias, por su lucha, por sus ganas de seguir adelante, por haber superado sus vicisitudes. Hicieron lo que pudieron cuando pudieron y como pudieron, y no se les puede pedir más. No se puede negar ese trabajo y esa vida. Siento orgullo y también mucho amor por todas ellas.

Igualmente, desconozco si eran buenas o malas personas. Realmente da igual. Yo sigo siendo hija de ellos y agradezco la vida que me han dado, y la carga transgeneracional que me han transmitido.
Seguramente hay tristeza, dolor, ira, duelo, frustración, represión, sumisión, etc y lo ahora guardo en mí, en mi útero y en mi ADN, pero puedo liberarlas y liberarme también.

Hellinger dice: “cuando en una familia surge un buscador es porque éste encarna el deseo de todo el clan de salir de lo conocido e ir hacia adelante” (que es también el deseo de toda la humanidad junta.). El obligado camino del héroe. En cierta forma yo me siento una buscadora dentro de la familia, y quizás ése es mi trabajo en este mundo. Esto no es algo que se elija, supongo, simplemente surge, y quizás no solamente en mí, sino en otros de mi propia familia. Cris, por ejemplo, también está en una búsqueda, que no es la mía, pero que también rompe con lo establecido en la familia. El buscador está “obligado” a buscar nuevas vías, nuevas formas de visión. Creo que la fidelidad al árbol no está en obedecer ciegamente a las creencias familiares, a las convenciones, sino a realizar el camino propio.

Yo siempre he tenido esa sensación de estar en búsqueda constante. No sé qué busco, aunque puede que no sea importante el qué, sino el camino hacia el qué. Tampoco sé si lo que busco es para mí o es para otros, aunque si busco para mí, realmente sería igual que buscar para ellos, porque somos uno.
Existe un camino para mí libre de los patrones y los condicionantes familiares, incluso opuesto a las expectativas creadas sobre mí. Puedo recorrer el camino o no. Si no lo recorro, la siguiente generación tendrá que hacerlo por mí, porque existe esa necesidad en el linaje.

Sin saber demasiado, puedo trabajar por el clan limpiando el árbol. Esto puede ser duro, pero también me siento honrada de poder servir a mi árbol de esta forma.

Todo esto me recuerda a la intro de Within Temptation:

Some may call it a curse
A life like mine
But others, a blessing
It's certainly a lonely life
But a fulfilling one and the best
It's my cross to bear
And I'll bear it gladly
Someone has to take a stand against evil
Why should it not be me?

Puedo limpiarme y limpiar mi linaje.
Puedo liberar el dolor en mí y liberar el dolor de mi linaje.
Puedo unirme a mi tribu ancestral y sentir que formo parte de ella, aunque también mi camino es diferente. El mío propio.
Y todo esto empezó hace mucho, pero toma especial relevancia de cara al ritual del sábado.

miércoles, julio 25, 2018

Eclipses de julio

Estamos en una semana interesante, astrológicamente hablando. Esto simplemente es un resumen burdo de la situación y bajo un conocimiento muy limitado que tengo. Mia Astral lo explica mucho mejor que yo (para eso es experta) y con más gracia, así que yo recomiendo a cualquiera que eche un vistazo a sus canales (youtube fundamentalmente) para saber bien qué está pasando en estos días. Seguro que hay otros astrólogos interesantes, pero ella lo cuenta de una manera sencilla y amena.

Estamos en una etapa de eclipses, que es un fenómeno que implica cambio. En el caso de los eclipses solares (luna nueva) implican comienzos y noticias, mientras que los lunares (luna llena) implican crisis y finales. Pues el del 27 de julio va a ser lunar.

El eclipse se da además en el signo de Acuario (progreso), que es que tiene ahora el nodo sur. El nodo sur es kármico, es decir, vamos a resolver temas pendientes. Marte (acción) está muy cerca del nodo sur y está en retrógrado, o sea, que marte no está nada por su labor o la va a hacer demasiado impulsiva (ya verás, me voy a pasar todo el día en el contrafóbico). Y el Sol en Leo está pegado al nodo norte (evolución) en oposición a marte. Es decir, que las dos energías masculinas están encontradas, con el sol queriendo imponerse y marte negándose o interiorizando la acción.  La luna (emociones) se acerca a marte, lo cual es un poco inestable también. Y además las dos lumnarias y Marte, están en cuadratura con Urano en Tauro, que es un aspecto de inevitabilidad: lo que tenga que pasar va a pasar. Y parece que es del estilo: o dejas ir o lo vas a tener que soltar, por las buenas o por las malas. Vamos, que parece que vamos a purgar (joder, como si no lleváramos todo el año con el tema). Y esto lleva tiempo y puede ser doloroso. Por lo menos no va a ser cómodo en al menos 4 meses, que es el tiempo que dura el eclipse.

En mi caso, en mi signo de Acuario el eclipse caería en mi casa 10 (profesión, aspecto sociedad), pero no cerca del MC, lo que significa que algo de esta casa tengo que limpiar. Vamos, con lo movidita que tengo el área en general...Como está en el signo de capricornio, tiene que ser algo físico. Tengo a Marte también en Acuario, pero en un grado un poco separado del eclipse, no creo que le influya. Y como las casas se leen por ejes, al otro lado, tengo la casa 4 (vida privada), que cae en cáncer, o sea, algo emocional.

Volviendo al tema general, Venus (asociaciones) en Virgo (orden) no está cómoda y además tiene en oposición a Neptuno en Piscis, así que tiene tiene un cacao mental importante. Así que metedura de pata en relaciones muy probable.

Y encima a partir de mañana tenemos cinco planetas en retrógrado: Mercurio, Marte, Saturno, Neptuno y Plutón. Mercurio entra mañana en retrógrado, pero hoy ya se notan los efectos de la pre-sombra. De momento en la oficina se han caído todos los sistemas de redes y está siendo un poco costoso según qué operaciones. Mercurio retrograda en Leo, lo que significa que nuestra expresión del ego se va a ver un poco retraída.

Marte está juntito a Lilith, expresión feminista donde las haya. El patriarcado contra el matriarcado. Es una pulsión un poco violenta cuando Mercurio no está por el diálogo. Lilith me caería a finales de mi casa 10, y esto me hace recelar un poquito.

Júpiter al menos está en directo y se va hacia Sagitario, donde se va a expandir. Este aspecto sería muy benéfico. Pero de momento está en Escorpio, regido por marte en Rx.

Vamos, que mucha calma esta semana y poca reacción. Poca acción, pocas compras, pocos viajes alrededor del eclipse.

Myles Kennedy

De vuelta a la sala But. Hay sitios que no visitas en décadas, y de repente dos veces en un año. No es mala sala. Tiene buena acústica, es un espacio más o menos amplio, tiene asientos...Es un cambio respecto al último concierto, mucho más multitudinario. Diferente, aunque creo que me gustan los conciertos menos masificados. Sobre todo cuando la música es más íntima, como era el caso.

Pienso que Myles Kennedy es más conocido por ser el cantante que gira con Slash y The Conspirators. Desconozco la relación factual que existe entre las tres partes, aunque diría que es el proyecto de Slash fundamentalmente, al servicio de Slash. Además, Kennedy tiene otra banda llamada "Alter Bridge", también de corte metalero. Pero tiene además una carrera en solitario. En este caso, yo no hablaría de Metal, sino de rock. De hecho, claro rock estadounidense, con tintes country. Diría también que las canciones son más personales, pero conozco poco a este cantante. Yo de hecho, no sé por qué vine al concierto, ya que no es un artista al que siga demasiado. Lo conozco por Cris y Miguel. Eso sí, me parece un cantante como la copa de un pino, con unos agudos espectaculares, y una voz bastante genuina. Y resulta que además es un guitarrista fantástico. Parece una persona un tanto tímida, pero agradable.

El telonero fue Dorian Sorriaux, un total desconocido para mí. Su puesta en escena no pudo ser más sobria: guitarra acústica sin acompañamiento. Música country muy lenta, muy íntima, hasta diría que triste. No me parece mal músico, pero no estoy acostumbrada a inicios tan suaves. Sorriaux me recordó un poco a la BSO de la película "Once". Hasta se parecen un poco a John Carney.
Igual no lo habría visto de habernos entretenido más en el Burger King. Fuimos a cenar antes del concierto. Yo me moría de hambre porque había comido una mierda de puré del día anterior que creo que se había avinagrado un poco, y el resto las perrunillas que trajo Guadalupe para celebrar su victoria en la porra del Mundial. Un desastre nutricional. Así que se me antojaba la hamburguesa. Total para que me sentara mal también.


Después empezó Kennedy con su gira "Year of the Tiger", album dedicado a su padre, quien falleció en 1974, precisamente el año chino del tigre. Qué guay, también tenemos el "The year of the cat" de Al Stewart, que es equivalente al año chino del conejo.


Fue un gran concierto. La puesta en escena también fue sobria: un bajista, un batería, y el propio Kennedy cantando y tocando la guitarra. Técnicamente perfecto. Conexión con el público perfecta, y eso que no es la persona más extrovertida y carismática del mundo, pero es un tipo majete, campechano, cercano. Habría disfrutado más si encima hubiese conocido las canciones. Bueno, conocía dos: "Starlight", que la toca con Slash, y "The Trooper" de Iron Maiden (una versión genial, por cierto). Y me quedo con dos canciones que descubrí gracias al concierto, un poco tristes (sí, me hicieron llorar un poco, pero con lo sensible que estoy últimamente es lo menos que iba a suceder), pero bonitas. La primera es "Watch over you", que dice cosas como:

"I can't go on
And let you lose it all
It's more than I can take
Who'll ease your pain?
Ease your pain"

La segunda es "Love can only heal", que cerró además el concierto (vaya canción para cerrar).

"Did it let you go
When you lost your way
Did it throw you to the wind and watch you break
Does it haunt you now
Are you ever safe
The empty space inside of you can't take"

Me quedo con ganas de escuchar más.

Setlist:

Devil on the Wall
The Great Beyond
Ghost of Shangri La
Haunted by Design
Standing in the Sun
(Slash feat. Myles Kennedy & The Conspirators cover)
Addicted to Pain (Alter Bridge song)
Turning Stones
Blind Faith
The Trooper (Iron Maiden cover)
White Flag (The Mayfield Four cover)
Songbird
Watch Over You (Alter Bridge song)
Travelling Riverside Blues (Robert Johnson cover)
World on Fire (Slash feat. Myles Kennedy & The Conspirators cover)
Year of the Tiger

Encore:
All Ends Well (Alter Bridge song)
Love Can Only Heal

lunes, julio 23, 2018

Reunión de grupo

Todos los meses convoco una reunión de grupo. El objetivo no es solamente informar o formar a la gente que está a mi cargo, sino que quiero que sirva como elemento de cohesión. Es una de las cosas que más me preocupa cono jefa: que la gente se lleve bien, que haya buen ambiente, y que haya confianza. Como hace poco el grupo se amplió con la parte de Dissemination & Communication, obviamente el tema central de este mes era que todos los grupos a mi cargo se conociesen. Es verdad que no todos van a colaborar de igual manera, porque las actividades son bastante distintas, pero es importante conocer a tus compañeros.

En el caso del grupo D&C me parece fundamental ahora que comienza su andadura. Primeramente son ellos los que tienen que hacer esa labor interna. Los demás ya la hicimos en su momento (llevamos 1 año juntos), y se nota. Se ha notado hoy en la reunión la complicidad que tiene el grupo de la PPM frente a los de D&C, mucho más rígidos. También es normal: es la primera reunión con la jefa de su jefa y no saben bien cómo atenerse conmigo.

En general la reunión ha ido bien. No era una reunión complicada. Cada grupo ha explicado brevemente su alcance y funciones, de manera que todos pusiéramos quedarnos con lo más importante del mensaje. Ojalá sea así.

Después de la reunión he estado comentándola con Charles. Me gusta oír su opinión porque hace lo mismo que yo: observar el comportamiento de la gente. Eso nos da muchísima información indirecta que nos ayuda a ver de qué palo va cada persona. Para mí es fundamental. No lo busco, me sale solo. Además creo que se me da bien calar a la gente en general. Luego los dos intercambiamos impresiones y destacamos los pequeños detalles que parecen ocultos a simple vista: un comentario, una actitud, un gesto... Posiblemente, dentro de la PPM, Charles es quien más información me proporciona de este tipo. Además me hace sugerencias útiles. Es una persona de la que aprendo mucho. Hoy por ejemplo he visto que hace algo en las presentaciones que yo no hago: cuenta historias, y eso hace que la exposición sea mejor. Él dice que aprende de las mías porque son muy visuales y uso memes. Somos un buen tándem. En general hago buen tándem con todos mis jefes de grupo, cada uno me aporta algo distinto.

Hoy he visto cositas interesantes en mi nueva jefe de grupo, a la cual no he elegido yo (no lo habría hecho de haber tenido la oportunidad). No sé, hay algo en ella que me chirría un poco. A primera vista diría que lleva mal la crítica (tiene techo de cristal, que diría Charles), y eso que aún no le he hecho ninguna directa. La veo muy motivada, pero creo que es poco realista en su visión. Y mira que la he advertido de que no puede pretender abarcar tanto de golpe con un equipo tan pequeño. Pero está lanzada.  Creo que tiene esa necesidad de querer demostrar su valía, pero eso lo hará en el largo plazo, si llega. En otra ocasión diría que son mis creencias limitantes las que imponen limites, pero de momento la realidad ha ido confirmando mis argumentos. Bueno, tendrá que escarmentar en cabeza propia. Yo, de momento, la tengo en cuarentena hasta que vea que me puedo fiar plenamente. Y tengo mis dudas serias.

domingo, julio 22, 2018

El vestido

En octubre tengo la boda de unos amigos y necesitaba un vestido. Lo encontré ayer de la manera más inesperada, porque ni siquiera había salido con la idea de ir a buscarlo. Yo buscaba otra cosa, pero pasé por la sección de vestidos de fiesta de ECI y me llamó la atención un vestido de fiesta color salmón. Me paré a verlo y me pareció bonito, aunque el salmón no es mi color. Lo descarté sin embargo porque no era rojo. Se me había metido en la cabeza que yo iría de granate a esa boda. Tenía en mi mente muy claro lo que me gustaría llevar, demasiado preciso quizás para encontrarlo.

Descartado el salmón pensé que podía echar un vistazo a los vestidos rojos disponibles. No había muchos y eran bastante simples, por no decir feos, sobre todo con esa bisutería tosca que les añaden. Y además estaba el precio, que por ser vestido de fiesta parece como si le pusieran una recarga a algunos vestidos que podría comprarme en una tienda normal.

Entonces lo encontré. Estaba un oculto entre varios vestidos en un perchero, como si se ocultase. Un vestido color champán de raso con el cuerpo de encaje negro sin mangas. Me gustó la combinación. También me pareció elegante, y además no se parece en nada al estilo que va a llevar la novia.

Quedaban solamente dos tallas y una de ellas era la mía. Qué suerte. Aunque no entraba en mis planes del día, pensé que podría probármelo. El vestido me encajaba como un guante, algo que no suele sucederme. Y al mirarme al espejo me sentí como una princesa. No me gusta ser una princesa, prefiero ser una reina, o una reina guerrera más bien, pero no hay nada de malo en dejar a un lado la armadura y sentirse bonita alguna vez (lo de delicada ya es otro cantar). Pero sí, me sentí como una princesa.

Me pasé un ratito en el probador sintiendo el vestido. Me subía la autoestima. Era como aquellos zapatos de tacón que tuve una vez, que solamente de ponérmelos me cambiaba el estado de ánimo. Aquello tenía que ver con la perspectiva, pero este vestido era otra cosa. Me sentía ilusionada con él. Hasta bailé en el probador, porque quería ver cómo se movía la copa. Sí, se bailaba bien, era cómodo, era bonito (Me pregunto si será fácil conducir con toda esa tela).

Dios, me encantaba ese vestido, aunque no fuera rojo, aunque no fuera corto, aunque no fuera lo que tenía en mente. Tampoco era barato (ni excesivamente caro), pero qué demonios, tenía la paga extra, que para eso está (y para pagar el viaje de Ávalon). Y de todas formas necesitaba un vestido, por qué no llevarme ése que tanto me gustaba? Y por qué esperar a otro día cuando lo había encontrado? Y por qué darle tantas vueltas a algo cuando sabes que es?

Y lo compré. Y me sentí contenta con mi compra, como si fuese un niña pequeña. Cómo puede haber tanta alegría en una cosa tan intrascendente?

Me encanta mi vestido. Ahora tengo que procurar que me quepa para la boda. Hasta tiene también la aprobación de mi madre, con eso ya he triunfado, vamos.

Y además este vestido esconde una metáfora de vida.

sábado, julio 21, 2018

13º Rito del útero Munay-Ki

Hoy comienzo un viaje energético. Durante esta semana estaré trabajando los preparativos que desembocan en este rito uterino llamado "13º rito del útero Munay-ki", el próximo sábado. Imagino que ese día haremos una meditación colectiva en remoto para recibir el paquete energético correspondiente, algo así como lo que se hace en las meditaciones de bendición del útero de Miranda Gray. Pero hasta entonces, cada día, hay que ir haciendo una serie de pasos de acondicionamiento energético del útero para recibir y acomodar la energía del paquete energético.

Se supone que no puedo hablar mucho del tema, y creo que es mejor así. Solamente diré que tengo deberes y que necesito sacar tiempo. Pero también me hace ilusión. Es algo que quería hacer y los pasos previos son importantes para que la mente vaya tomando conciencia y se vaya enfocando en el rito.

Es la primera vez que participo en este rito de carácter puramente femenino. Imagino que los hombres también podrían participar, como pasa en la meditación de bendición, pero no creo que haya muchos hombres interesados. De momento, no he visto a ninguno en la lista de los participantes. Es una pena, pero también entiendo que no se sientan atraídos por algo que creen que no les pertenece.

Mi experiencia con este tipo de ritos se reduce a un par de círculos de mujeres y a varias meditaciones de bendición. Las meditaciones de bendición me parecen muy bonitas. Supongo que lo del sábado será parecido, teniendo en cuenta que Sandra es Moonmother. Son meditaciones guiadas relacionadas con la luna y las ancestras. La primera vez que la hice sentí una conexión muy fuerte con mi línea materna, fue muy cálido y acogedor, y sentí mucho amor. Después las sensaciones han sido variadas. En agosto se vuelve a convocar una. Se convocan a nivel mundial con cuatro slots de conexión, y en cada una se trabaja además un arquetipo. También las hay presenciales (me extraña que Sonia no haya organizado nada), pero la única en la que he participado me quedé dormida.

Pero si hay algo realmente impresionante de estos eventos es la energía que se genera y la conexión que se crea. Más en presencial que en remoto, claro. La conexión es importante para mí, siempre intento conectar con la gente en cualquier ámbito. En estas prácticas, siempre me ha parecido precioso saber que al mismo tiempo que yo estoy meditando hay alguien más compartiendo lo mismo, y que de alguna forma nos vamos a encontrar. Además estamos sumando nuestras energías, estamos alimentando una intención, le estamos dando fuerza, y ésta va a llegar a nosotros muy amplificada. Alguna vez incluso me he emocionado y he llorado. La experiencia más fuerte que he sentido sucedió con el taller de lo Divino Fememino con Sandra. Qué coloque de energía, qué potencia, qué conexión. Desde entonces, cuando me encuentro con alguna de esas mujeres, siento como encontrarme con alguien de la familia. Algunas conocen cosas de mí que nadie más sabe. Y yo de ellas (y hay algún caso especialmente duro).

La energía femenina siempre ha sido un tema resbaladizo. Sigue siendo tabú, se sigue ocultando y ninguneando. Es una especie de miedo al poder de lo femenino, cuando es tan necesario. Igual que lo es la energía masculina. Existe un cierto desequilibrio en favor de lo masculino, cuando ambas energías se necesitan y se complementan. En mi caso, durante años he querido ser un hombre porque parecía el modelo perfecto a seguir, como si ser mujer fuera una tara. He trabajado en ambientes muy masculinos y he querido ser como ellos. Hasta los he emulado, infructuosamente.

Ahora ya no. Ahora quiero aceptar lo que soy, aunque no sé bien cómo hacerlo. Sigo pensando que no soy demasiado femenina y que por eso estos ejercicios son difíciles para mí. También tengo la sensación de que esa carencia se manifiesta en mi exterior, en la forma en la que los demás me perciben. Quizás por eso no tengo demasiada suerte con los hombres, porque no soy lo suficientemente atractiva, sensual, suave, acogedora. Y que conste que me niego a dos cosas:
1) Que me consideren de menos por expresar mi esencia femenina.
2) Renunciar a mi parte masculina. Porque también me gusta y me parece que me aporta cosas interesantes. De hecho, he debido ser la única en el grupo que ha preguntado (entre otras muchas cosas) si podía dejar a mi deidad masculina en el altar durante el rito. Seguro que me dicen que no.

Para mí es importante potenciar lo femenino que hay en mí. Y el útero es clave en este aspecto. El útero es el centro de poder de una mujer. No sólo es un centro de creatividad y vida, es también un lugar de transmutación, es un crisol. Por eso es fundamental cuidarlo a nivel físico y a nivel energético. Esto no nos lo enseñan en ningún lado (como casi nada relacionado con el aparato reproductor femenino), pero hay que saberlo como mujer. El útero es un lugar especial y mágico.

Desde el aborto siento que debo restablecer la energía de mi útero, porque es como si hubiese quedado afectado por la experiencia. Por no decir que tengo tres miomas, que tienen que ver mucho con la fertilidad y la desvalorización. No me preocupan mucho, pero están ahí.
Yo ahora hago mis anclajes desde el útero, para que se nutra bien de la energía de la tierra, y estoy trabajando el segundo chakra todo lo que puedo (y me acuerdo) para fortalecerlo. Ejercicios como este rito van orientados a una limpieza de energías (yo lo habría programado para una menguante, pero en fin), y a un restablecimiento de la energía. Así que son una herramienta más a mi alcance. Aunque el trabajo debería ser diario (ay, qué duro).

viernes, julio 20, 2018

Meditación Deeksha

Este fin de semana se presentaba como oportuno para quedar con gente y sincronizar. Pero después de una semana bastante dura, no me quedaban ganas de socializar lo más mínimo. Tampoco quería quedarme en casa. Y, de repente, llegó un correo de Vidaes con dos actividades para la tarde del viernes: un taller de acompañamiento transpersonal y una meditación llamada "Deeksha". Ni idea de qué era cada cosa, pero a veces apetece probar algo nuevo y diferente.

El acompañamiento transpersonal parece una especie de sistema de coaching. De hecho, la herramienta utilizada en el taller ha sido la rueda de la vida, que es muy utilizada en el coaching. Me ha fastidiado un poco porque me obligaba a elegir las áreas con cuidado, no fuera cosa que tuviera que hacer una puesta en común y compartirlas con el resto de los asistentes. Es demasiado íntimo, y yo soy muy reservada. Aun así ha vuelto a surgir el tema de la autoestima como motor del resto de mis áreas. No es una novedad, pero me ayuda a tomar conciencia.

Los asistentes también han contribuido a la sesión con sus temas personales, más por lo que se infiere que por lo que dicen realmente. De entre todos destacaba una chica con gran necesidad de protagonismo que parecía obsesionada con el ego. Y luego también había un chico gallego con problemas de ansiedad. Es curioso cómo todos conocemos nuestro problema, pero ninguno lo señalamos directamente, como si nos diera miedo ir directamente al meollo de la cuestión. Imagino que se trata de algún mecanismo de defensa.

Igualmente he sabido que Bruce Springsteen lleva años tratándose la depresión y que usa el deporte como forma de incrementar sus niveles de endorfinas.

También es interesante ver cómo cuando nos marcamos objetivos, nos ponemos objetivos muy grandes que son inalcanzables en el momento, pero no somos capaces de descomponerlos en partes más pequeñas y asumibles, lo cual se traduce en un fracaso desde el mismo momento de la concepción de la idea. No es que el objetivo final sea una utopía o ilegítimo, sino que requiere de varios hitos antes de llegar a su consecución. A veces desesperamos o nos rendimos antes, porque no somos capaces de ver el valor de las cosas pequeñas (muy pequeñas) que están a nuestro alcance. Por eso, me ha gustado mucho poder marcarme como objetivo el tomar una porción de chocolate dentro de los próximos 15 días para aumentar mi autoestima, como pequeño placer personal que me hace sentir bien.

Tras el taller, la meditación. La meditación deeksha es una forma de meditación con transferencia de energía, similar a las iniciaciones de algunas prácticas, como reiki o registros. Como se hacen con los ojos cerrados, no sé muy bien qué hace el facilitador (se le llama "deeksha giver") en dicha transferencia, aunque supongo que se basará en el dibujo de sellos y símbolos energéticos con cierta intención. En la meditación deeksha esa intención es provocar una expansión de la conciencia de la persona que recibe, lo cual ayuda, entre otras cosas, a cambiar su enfoque vital, cambiando las emociones y las percepciones.

Yo he entrado en meditación enseguida, a un nivel muy profundo. Esto ha sido antes de la transferencia energética, se ve que mi mente tenía ganas. Me gustaría pensar que he llegado a nivel de onda theta, pero ya me vale con un estado alpha. Mi mayor preocupación era quedarme dormida, pero afortunadamente no ha sido así, aunque he estado rozando ese estado en un par de ocasiones. Por tanto, creo que ha sido una buena meditación. Al incorporarme sí he sentido cómo se instalaba la energía en el cuerpo, dejándome un poco groggie, pero muy relajada y serena, como si nada importase mucho. Un estado ideal par ir a dormir.

jueves, julio 19, 2018

1 mes

Hace un mes que te marchaste. Aún te echo de menos. Eso no va a cambiar nunca. Tampoco va a perderse la idea de que no te cuidé bien, que algo mal hice, algo que te lastimó. Porque todo lo que toco se estropea. Porque fui muy arrogante.
Y tampoco te culpo porque te arrepintieras de nacer de mí. Por qué querrías nacer de alguien como yo? Por qué querrías una madre como yo? Lo entiendo perfectamente, hay mejores opciones en el mundo.
Tranquilo, estoy acostumbrada a que no me quieran. Porque no soy suficiente. Porque estoy defectuosa. Porque no valgo nada.
Pero hoy es tu día, y te recuerdo. Como cada día, aunque pareciera que los aniversarios tuviesen algo especial.
Te quise mucho. Te quiero mucho. Estarás siempre en mi corazón.

miércoles, julio 18, 2018

Shattered heart


No se puede decir que no lo intente. Cada día.
Me despierto, me incorporo, e intento levantar el ánimo para empezar un nuevo día.
A veces cuesta, pero termino por levantarme y echar andar.
Aunque torpemente voy dando mis pasitos, renqueando, pero siempre hacia adelante.
Es lo único que puedo hacer.

Sin embargo, la vida no parece ser muy amiga mía. Me lo pone todo muy difícil, por no decir que aplasta todo lo que intento construir.
Golpe tras golpe.
No sé si me odia o se ríe de mí. O ambas a la vez.
Aunque supongo que me lo merezo, o es mi sino. O ambas cosas a la vez.
Debo de ser alguien muy odioso, o muy repugnante.

El golpe de ahora ha sido muy duro.
Solamente me dan ganas de acurrucarme y dejarme morir.
Con el corazón hecho pedazos.
Me detesto profundamente.

El páramo

Una compañera nos pidió participar en un intento de denial of service haciendo peticiones masivas a un servidor para comprobar la robustez de un servicio. Lo conseguimos. Fue lo más divertido que hice a nivel laboral en el día de ayer. Todo lo demás fue un caos: reuniones, peticiones, quejas, problemas, urgencias...Acabé tan saturada que decidí aislarme del mundo y volcarme en mi interior, porque allí hay silencio y hay paz, y hay alguien que me quiere y se preocupa por mí.

Fui a lavar el coche y casi me pareció una experiencia placentera. Igual pasó con la compra. Tengo mi vida un tanto descuidada. Me fui a dormir pronto y me he levantado tarde. Y hoy querría aislarme en el trabajo, deshabilitando las notificaciones, y centrándome en todo lo que me apetece de los temas abiertos (que son muchos). Pero no me van a dejar. Lo sé. Son como los pollos de un nido pidiendo incensantemente comida. 22 pollos propios más lo que se añade. Pío, pío, pío, pío. Me drenan. Es parte del trabajo, pero hay días que lo llevo mejor que otros. Esta semana no es precisamente la buena.

La pregunta que me ronda en la cabeza es : ¿y quién se ocupa de ti? ¿quién te cuida? ¿quién te atiende? ¿quién vela por ti? ¿quién recoge tus pedazos cuando te rompes? Oigo el sonido de los grillos y de los calaminos. Cri, cri, cri. Es un páramo muy grande y árido. Sólo veo una salida de nuevo: replegarme. Si cierro los ojos, ya no hay nada más y todo desaparece. Y ya no importa nada.

Cinco minutos en el vacío pueden ser suficientes. O no.
Depende de lo que encuentres en el páramo al abrir los ojos.
Se ve que mi ego hoy está especialmente sensible.
Voy a ver si lo callo al diluirlo en la rutina.

domingo, julio 15, 2018

Iron Maiden - The Legacy of the Beast tour



Que Iron Maiden sea una de mis bandas favoritas no va a hacer que pague cualquier precio por verlos. Por mucho que la teloneen bandas tan conocidas como Sabaton o Gojira. Además, los he visto tantas veces en concierto, que puedo prescindir perfectamente de verlos.

Estos eran los argumentos que me daba para no ir al concierto. Pero mi opinión fue cambiando poco a poco durante las últimas semanas previas al mismo. Primero fue ver que Leticia iba, luego el setlist, Miguel y Cris consiguen entrada, las ganas de concierto, la necesidad de buscar actividades que me hagan sentir bien (o sonreír más bien)... Y poco a poco me di cuenta de que sí querido ir al concierto.

Entradas había porque no llegaron a vender todo. Normal con semejante precio. Pero mi entregada llegó a través de Diego, que tenía un conocido al que le había surgido un problema familiar (y menudo problemón), y ponía en circulación las entradas que tenía. Le pedí a Diego que me consiguiera una, y dos días después me enviaba la mía.

El concierto se celebraba en el estadio Wanda Metropolitano, actual sede del Atlético de Madrid. Iba a ser mi primer concierto en un estadio, y me hacía ilusión, aunque al mismo tiempo me  inquietaba ir a un sitio con tanta gente. Según algunas crónicas del concierto, ayer nos reunimos 50k personas para ver el mismo, que es una barbaridad. La vista de tanta gente era impresionante, y el ambiente simplemente no se puede describir: pone los pelos de punta, especialmente cuando se corean las canciones. Aun con ese número de personas no hubo ningún incidente. Y es que son muchos años de concierto, y la gente es de otra pasta que la que va al Madcool. Digamos que en el mundo metalero hay más cultura de concierto y festivales, la gente está más educada en los eventos, es más sufrida, y hay un cierto hermanamiento.

Para llegar al estadio la idea fue coger un coche eléctrico desde Valdebebas a Pueblo Nuevo, donde haríamos parada técnica en el Badén por una cerveza, y de allí coger el metro al Wanda. Era la primera vez que usábamos uno de estos vehículos, y la experiencia fue bastante positiva, quitando la parte en que nuestra ignorancia nos hizo andar más de lo que me habría gustado, y que tuvimos que desviarnos por el dispositivo de seguridad del Madcool, haciéndonos dar una vuelta innecesaria, que redunda en el pago del coche (pago por minuto).

Llegamos al estadio y tuvimos que separarnos porque las entradas estaban numeradas y teníamos diferentes zonas. Leticia había entrado hacía un buen rato (al final no nos vimos) y estaba en una pista abarrotada; Miguel y Cris estaban al fondo del estadio; y Diego y yo estábamos lateralizados, justo en oposición. Fue divertido intentar vernos en la distancia haciendo fotos y marcándolas con señales. Lo conseguimos. Al mismo tiempo, el chat ayudó a compartir el concierto.

Yo entré al estadio por la puerta 13 y empecé a buscar mi silla. Sector 110, fila 26, asiento 5. Los voluntarios de información fueron muy útiles. Llego a mi fila y a quién me encuentro? A Javier López de la UMA!!! Pero qué coincidencia! Javier y yo nos conocemos desde hace muchos años por los proyectos europeos, y ya hacía tiempo que no nos veíamos. Yo que pensaba que iba a estar sola...pues no, está Javier con su mujer, hijo, hermano y un amigo de éste.

Mi sitio tiene buena vista. Se ve el escenario bien, aunque lejos, pero no hay ningún elemento que me obstaculice la vista. Además hay pantallas grandes que amplian el escenario. El estadio se ve impresionante con tanta gente. Es muy emocionante. Y lo mejor: hoy seguro que no me aplastan ni me zarandean.

Suena el "Doctor Doctor" de UFO que marca el arranque de todo concierto de Iron Maiden, y la gente se vuelve loca. Poco después suena el "Churchill's Speech". Arrancamos con "Aces High", y ya es la apoteosis. El setlist es genial, hecho para contentar a los seguidores más nostálgicos (ya lo dice la palabra " legacy"), aunque siempre sea difícil. Aparecen canciones que están demasiado manidas, como " The Number of the Beast" (qué manía le tengo a esta canción) o "Fear of the Dark", pero que no pueden faltar. Por eso agradezco que hayan metido " For the Greater Good of God", " The Sign Of the Cross" y sobre todo "Revelations", que me encanta. Ya me gustaría que hubiesen puesto otras (dios, no voy a ver nunca " Infinite Dreams" en directo?), pero con tanta trayectoria es difícil elegir. Y por eso eligen lo mismo. Ayyyyy. Al menos hoy no lloro, aunque casi me quedo afónica.

La acústica hay que decir que regular. Al principio sonó fatal, pero fue mejorando. También es verdad que con la gente berreando no se escucha bien del todo.

La puesta en escena es muy Maiden, basada en cambios de fondo continuos, con escenas que temáticas, y acompañados de otros elementos de apoyo, como el bombardero del inicio, lámparas, fuegos, y una gigante cabeza de Eddie caracterizado como el mismo diablo. Incluso llegaron a salir con lanzallamas, a lo Rammstein.

La banda estuvo muy fiel a su estilo. Hay una presencia brutal de Dickinson, que está plenamente recuperado de su cáncer de lengua. De dónde saca esa energía? Es un no parar el hombre. Vale que es Leo y tal (eneatipo 7?), pero ya me gustaría a mí llegar a los 60 con ese despliegue.
Los demás en su línea: el que menos se mueve es Murray (que cada día me recuerda más a Jabba el Hutt: se está quedando sin cuello!), y el que más  Gers (aka Dancing Noise).

Muy buen concierto en términos generales. Yo disfruté mucho. Y como me ha quedado tan buen sabor de boca, esta mañana voy a empezarla con la música del "X Factor", que es un álbum un tanto minusvalorado, pero que a mí me encanta (aunque es un poco oscuro).

A la salida me despedí de Javier y su familia, y fui al punto de reunión que habíamos marcado a la entrada. Estuvimos hablando con Diego un rato, y luego nos marchamos al metro. Aun habiendo tanta gente el metro funcionó muy bien, no hubo empujones, ni aglomeraciones...todo bien previsto. Por cierto, vaya rollo de trayecto hasta llegar a casa, y eso que es línea directa.

Setlist:

  1. Play Video
  2. Play Video
  3. Play Video
  4. Play Video
  5. Play Video
  6. Play Video
  7. Play Video
  8. Play Video
  9. Play Video
  10. Play Video
  11. Play Video
  12. Play Video
  13. Play Video
  14. Encore:
  15. Play Video
  16. Play Video

sábado, julio 14, 2018

El búho herido

Estaba de vacaciones con un grupo de gente. Algunos eran mi familia, otros no. Hasta aparecía en el sueño Nigina, que no sé bien qué pintaba la chica por ahí.

Teníamos una casa de campo alquilada. La casa estaba ubicada en un bosque y estaba totalmente aislada del mundo.

Yo salía a dar un paseo sola por el bosque. Había mucha tranquilidad. En un banco del camino veía apoyado a un búho. Parecía un cárabo o un mochuelo boreal. Era pequeño y redondito, de color gris, con la cabeza más oscura que la cara.

Me acercaba a él por el impulso de tocarlo, pero el animal, obviamente, salía volando. Sin embargo no llegaba muy lejos y caía al suelo. Tras un par de vuelos fallidos, me daba cuenta de que había un problema. Así bque recogía al búho del suelo para llevarlo a una protectora.

El búho se sostenía en mi mano mientras regresaba a la cabaña y no hacía ademán de atacarme. Al revés, parecía sentirse a gusto. Según llegaba a la casa, me preguntaba dónde podríamos soltar al búho para poder maximizar sus posibilidades de supervivencia.

Los niños de la casa salían a ver al búho, pero me daba miedo que pudieran lastimarlo. Entraba en la casa y se lo mostraba a una mujer que no reconozco, aunque parecía una tía mía o alguna amiga de mi madre. Ella cogía al búho y se hacía cargo de él. El búho la topaba como un gato pidiendo mimos. Yo le decía: "parece que le gustas".

Luego pasan otras cosas en el sueño que no recuerdo bien, hasta que nos montamos en un coche. La mujer mayor conduce y yo voy atrás. Hay más gente en el coche. Regresamos de las vacaciones y vamos a pasar por la protectora. Pregunto por el búho, y la mujer abre la guantera y lo saca de allá. El búho está durmiendo y, para mi alivio, parece estar bien.

Me despierto.

No sé qué significa el sueño. No tengo ninguna pista de mi intuición para poder saberlo. En internet hay varias interpretaciones, variadas entre lo positivo y lo negativo (enemigos, pérdida de visión...), pero ninguna me convence.

Quizás simplemente se refiera a que pronto liberaré a mi cernícalo (ya no recuerdo si el mío es Rómulo o era Remo).

viernes, julio 13, 2018

Llanto

Y cuando crees que todo está más o menos bien, te tumbas un momento en el sofá antes de regresar a trabajar, en el silencio de tu salón, en la penumbra de la estancia, y rompes a llorar. No sabes cuál ha sido el detonante, ni por qué lloras realmente. Solamente estás llorando y no puedes parar.

Nadie te oye, nadie te ve, nadie comparte esa experiencia contigo. Es un momento de comunión con tu niño interior, que está inconsolable. Esta vez es un llanto suave, casi dulce, quizás balsámico.Y sabes que es mejor dejarle llorar hasta que se canse, porque sea lo que sea lo que ha desencadenado el llanto, no puede quedarse dentro.

Quizás estás demasiado cansada para portar la armadura.
Quizás el parar ha dejado un resquicio en la mente para que el dolor pueda salir al exterior.
Quizás te estás curando.
Quizás te estás rompiendo.
Quizás te estás muriendo.


MadCool 2018




Si no recuerdo mal, mi último festival había sido el Sonisphere de 2012. Fue el festival de Metallica revisitando su disco negro, y disfruté como una enana. Un mes después rompería con Diego, por eso me acuerdo mucho más de este festival en particular. Desde entonces he ido a muchos conciertos, pero no a festivales. Y eso que este año habíamos llegado a considerar el Graspop, que tenía muy buen cartel.

El MadCool en sí no es un festival que a priori pueda gustarme. Es demasiado electrónico, indie y hipster para mis gustos. De hecho, creo que solamente conocía tres grupos en esta edición: Nine Inch Nails, Depeche Mode, y por supuesto Pearl Jam. Si he ido es por ellos, por la oportunidad de verlos nuevamente en directo, ya que no pasaban por Madrid desde el 2006 en el Palacio de los Deportes. Lo de la venta de entradas es una locura, porque vuelan, a pesar de los precios y de los DDoS involuntarios que generamos los clientes ansiosos por obtenerlas. Recuerdo que estábamos en un tren en Hamburgo cuando abrieron el portal de compras, y allí estuvimos los tres, Miguel, Cris y yo, intentando acceder al portal para completar alguno la transacción. Pero lo conseguimos.

El festival se ha ubicado este año a la entrada del barrio de Valdebebas, cerca de donde vive mi hermana. Durante un largo tiempo hemos sido testigos del acondicionamiento del solar para el festival. Han trabajado a destajo, cada día de la semana, porque no llegaban. Hasta hace unas semanas, yo tenía mis dudas de que pudieran completar la obra a tiempo, pero el fin de semana pasado vi que habían avanzado considerablemente, y que prácticamente estaba todo listo.

Dado que se estimaba la presencia de 80K personas, con las consiguientes complicaciones de tráfico en la zona (creíamos incluso que iban a cerrar la circulación a particulares), decidimos que Cris me recogería en casa y me llevaría a su casa. La vista de la zona de conciertos desde la M-11 era increíble: riadas de gente intentando entrar en el recinto. Parecía una procesión zombie. Encontramos un pequeño atasco en la calle Alejandro de la Sota, pero nada realmente pesado, y pudimos llegar a su casa enseguida.

El concierto de Pearl Jam comenzaba a las 11:20 y antes de eso no había ningún concierto que quisiéramos ver. Sí nos apetecía dar una vuelta por el recinto, para curiosear lo que habían montado, pero nada de llegar pronto. Además, las redes sociales hablaban de muchos problemas en los accesos, con largas esperas para entrar. Con estas premisas, decidimos hacer tiempo en casa y cenar tranquilamente. A eso de las 20h decidimos encaminarnos al festival. Los autobuses no parecían pasar, por lo que caminamos hasta el recinto, que sería 1km más o menos. Había mucha gente en nuestro sentido en dirección a la entrada, pero la riada en el contrario también era considerable. La gente se queja de tener que andar mucho para poder entrar, pero dado el número de personas, es normal que intenten alargar el camino para hacer que toda esa masa se disperse; de otra manera, habríamos tenido un tapón en la entrada. Aun así, progresamos con facilidad y no tuvimos grandes problemas para entrar.

El recinto era simplemente enorme. No sabría calcular la longitud del mismo. Mucha. Había 7 escenarios instalados, más puestos de comida, bebida, merchandising, y espacios diversos. Para las 80K la dimensión me parece adecuada, en el sentido de que no había grandes agobios de gente. Ahora, para trasladarse según a qué escenario, la distancia puede ser pesada. Habíamos quedado con Amalio y Mario, unos amigos de mi hermana y mi cuñado del club de atletismo, y fuimos a reunirnos con ellos. Ellos ya estaban cerca del escenario donde tocaría PJ. Había más gente en el grupo, pero yo no conocía a nadie, y tampoco tenía muchas ganas de socializar. Ayer estaba un poco sensible en general, y había tenido un día duro en el trabajo. El suelo estaba enmoquetado con hierba artificial, así que me descalcé y me senté para ver desde allí a un grupo indie llamado Tame Impala, que tocaba en el escenario contiguo. La música era agradable, muy jipi, con una puesta en escena muy psicodélica. La cerveza llegó sola. No me gasté un duro en toda la noche.

Muy a mi pesar tuve que ir al baño a orinar. Lo intento evitar todo lo que puedo en los conciertos, porque me da un poco de asco, sobre todo los baños químicos. El baño en el que entré estaba bien, pero no había agua. No sé por qué. Ha habido muchos problemas de organización e infrastructura: caminatas de 1.5h en un trayecto que debería durar 10 minutos, largas colas de entrada esperando al sol, falta de agua en el recinto, falta de cobertura, fallos en los datáfonos, falta de cajeros automáticos, esperas de media hora para conseguir bebida (proceso muy ineficiente), carreras de Uber cobradas a 63 euros...la lista es interminable. Yo no me puedo quejar de mi situación.

Y entonces llegó el concierto esperado.

El grupo quería ponerse lo más cerca posible del escenario. Yo odio estar dentro del mogollón, porque me agobio con tanta gente, no llevo bien que me zarandeen, y odio que invadan mi zona vital de esa manera. Prefiero quedarme un poco escorada y estar tranquila. Pero no, tuvimos que meternos. Y fue un poco pesado.

El grupo más o menos nos mantuvimos compactos, a pesar de que había continuamente gente pasando de un lado para otro. La gente de alrededor iba cambiando según se iba moviendo la masa. De repente me encontré con una chica de pelo largo al lado que no sabía cómo había llegado allí. Una chica muy molesta, prácticamente echada encima de mí. Tuve que empezar a moverme contra ella para hacerme hueco, con la ayuda de Cris silbándola en el oído. Nos costó, pero conseguimos que se marchara. Luego fue todo bastante mejor. Al otro lado apareció un chaval que no dejaba de bailar y molestar, pero más o menos tenía espacio para estar. Y luego están los que fuma. Ya sé que el concierto es al aire libre, pero el humo me molesta igual. Jo, parezco una vieja gruñona.

El concierto arrancó con "Release". ¿Cómo se puede empezar un concierto así? No me parece la mejor opción para mi gusto. Además, yo siempre me emociono con esa canción, y con lo sensible que estaba, terminé soltando la lagrimita. Mala forma de empezar. Encima me sentía un poco desplazada en el grupo y un poco sola; sola conmigo misma. Y entonces me da por pensar, y pensar no trae cosas buenas.

El concierto se dividió en dos partes. La primera más movida, la segunda (los bises) más intimista. En general me pareció todo muy jam, con cierta predominancia de la guitarra de Mike McCready. La puesta en escena fue bastante sencilla, con unas lámparas redondas voluminosas que cambiaban de color, y que subían y bajaban. Casi todo lo vi a través de una de las pantallas gigantes del escenario, porque ni se veía el mismo desde donde yo estaba (y desde mi altura). Además de la actuación, la pantalla ofrecía imágenes del público. Una de ellas era la visión panorámica del público desde el punto de vista de la banda, y me pareció impresionante. La gente estaba muy animada, cantando todo el tiempo. Supongo que se escucharía mucho "guachuguai" de vez en cuando, pero los "oooooo" los bordamos.

Vedder se empeñó en leer algunas notas en español, como un gesto con el público, pero su pronunciación es terrible. Yo no sé si no iría un poco entonado también. Casi al final de la primera parte apareció un mensaje de Javier Bardem y Luis Tosar hablando sobre el acoso sexual y el consentimiento, que ahora está muy de moda. Le tengo una manía a Bardem...

La banda tocó muy bien, la acústica era bastante buena. Están adultos, que diría Viti, pero tienen una energía bestial, dándolo todo, intentando una fusión con el público que claramente consiguieron. Muy profesionales y sin artificios. La música por la música. Geniales. Maravillosos.

El setlist me gustó mucho (lo pongo debajo). Tocaron además mi canción favorita, "Black" (con permiso de "Reviewmirror"), que es preciosa y muy triste, y cómo no, me puse a llorar como una magdalena (qué idiota). Ya digo que estaba sensible y un poco melancólica.
Descubrí también la preciosa (y también triste) "Just Breath", toca en pura acústica, una maravilla:

"Did I say that I need you?
Did I say that I want you?
Oh, if I didn't I'm a fool you see
No one knows this more than me"

Hay canciones clásicas como "Jeremy" y sobre todo "Alive", que me cansan un poco, pero que son inevitables. Me sorprendió también que tocaran "Porch", porque no me lo esperaba. Y me habría gustado que cantaran "Garden", "Indifference" o "Immortality", pero esto no lo voy a conseguir en mi vida. Y creo que casi es mejor así, o me pasaría el concierto llorando.

Para cerrar, una vez más el "Rockin' in the Free World" de Neil Young, que es buenísima y tiene muy buena energía.

Dos horas de conciertazo. Una pena que haya sido en un festival, porque en Barcelona tocaron 3h. Pero claro, igual entonces me habría ido a dormir a las 4 de la mañana. He dormido muy poco y estoy un poco groggy. Esta tarde va a ser peor incluso.

Y quedan dos conciertos más este mes: Iron Maiden el sábado, y Myles Kennedy en dos semanas.

Setlist:

Release
Elderly Woman Behind the Counter in a Small Town
Given to Fly
Lukin
Corduroy
Why Go
Animal
Even Flow
Mind Your Manners
Lightning Bolt
Eruption (Van Halen cover)
Jeremy
Can't Deny Me
Do the Evolution
Wasted Reprise
Better Man (with "Save It for Later" tag)
Porch

Encore:
Just Breathe
Sirens
Black
State of Love and Trust
Rearviewmirror
Alive
Rockin' in the Free World (Neil Young)

jueves, julio 12, 2018

El león dormido


El león moribundo de Lucerna es una de las más bellas y magníficas esculturas que he visto en mi vida. Se encuentra en la ciudad suiza de Lucerna, está tallada en una pared de roca, y homenajea a los 300 miembros de la Guardia Suiza que murieron defendiendo las Tullerías en la revolución francesa.

La escultura representa un león herido de muerte, y su gesto es bastante realista. Aun así he querido usarlo para esta entrada de mi blog porque es la imagen que ha venido a mi cabeza cuando he pensado en el título. Usando mucho la imaginación, casi se puede pensar que esté durmiendo. Es una escultura impresionante.

En mí reside un león dormido. Normalmente la fiera está controlada, pero está ahí latente, y a veces despierta. Su fuerza, su poder son inmensos, y eso es lo que me da un poco de miedo: no ser capaz de manejar a la fiera, no ser capaz de doblegarla cuando sea necesario.

Pero despierta y se desata, por las causas más variadas, y despliega una energía impresionante. A veces se dispara por la pasión, otras por el daño a alguien querido, otras por el daño que me hacen a mí... siempre me asombra la magnitud de su potencial.

Sería mejor dejar que campe a sus anchas? Por qué retener a la fiera? Por qué no dejar que su poder se despliegue en toda su amplitud? Por qué ese miedo? No creo que el león sea tan dañino ni peligroso, solamente quiere expresarse en su totalidad.

Mi mediocridad reside en parte en la represión de esa energía.

miércoles, julio 11, 2018

Desapego

Mañana tenemos el primer eclipse de la temporada astrológica, y quizás por eso la "inspiración" de esta madrugada en esa fase previa al despertar. La idea era sobre la libertad y el desapego, ambas como sinónimos. ¿Por qué esta temática? Quizás porque éste es un tema que va mucho conmigo. Tanto mi número de vida como de alma son el 9, que tiene que ver con el desapego.

Ahora las palabras se vuelven torpes al pasar por los filtros de la mente para ser plasmadas, pero esta mañana fluían con una suavidad insólitas. La materialización de las cosas es así de complicada.

Entonces, la idea me susurraba que la libertad es el desapego total. Es el desapego de las posesiones materiales (mi casa, mi coche...), el desapego por los resultados (quiero conseguir esto, quiero llegar a esto...), el desapego de la apariencia (soy rubia, soy bajita...), el desapego de la identidad (soy española, soy mujer...), el desapego de los roles que creemos ostentar (soy hija, soy hermana, soy jefe de proyecto...), el desapego de las etiquetas que llevamos (soy inteligente, soy perseverante, soy vaga...), de nuestras preferencias personales (me gusta el chocolate, me gusta el color rojo...), nuestras aficiones (zumba, ho'oponopono...).

Es el desapego de nuestra historia personal, de nuestras raíces, de nuestra familia.

Es el desapego de nuestros valores y creencias.

Es el desapego de nuestros pensamientos, de nuestras sensaciones corporales, de nuestros sentimientos y emociones.

La libertad es el ser puro, al esencia pura de cada uno.

La libertad es la infinitud.

La libertad es el potencial puro.

Entonces, ¿no somos libres? No tanto como creemos. Tenemos libertad, pero su margen de acción es bastante exiguo. Quizás pensamos que somos libres porque tenemos cierta capacidad de acción, pero la gran mayoría de nuestras decisiones están basadas en patrones de ideas y comportamientos que están instalados en nosotros desde hace mucho tiempo; y la mayoría ni los hemos elegido nosotros, nos los han impuesto. Nuestra acción está basada en históricos.

Pero esto no debería ser un freno para que podamos ejercer nuestra pequeña libertad. Creo que lo más importante es ser consciente y redefinirse en lo que buenamente se pueda, sabiendo que somos mucho más que eso.

Y tras mi ida de olla, me pongo a trabajar.

martes, julio 10, 2018

Pequeña mezquindad

Un amigo ha compartido por las redes que él y su pareja van a ser padres. Me ha jodido un montón. Y lo digo con toda la franqueza posible, aun sabiendo que es políticamente incorrecto expresar un sentimiento así. Lo aceptable sería alegrarse por él, dar la enhorabuena a la pareja, desearles lo mejor para el futuro...Sí, tengo la suficiente hipocresía para haberle dado la enhorabuena para cumplir con el ritual social, aunque ha sido posiblemente la más tibia de todo el grupo de whatsapp. Tampoco creo que lo haya notado, y sinceramente me importa poco si lo ha hecho.

Y no es que no me alegre por él, pero me jode más por mí. Siento envidia y a la vez tristeza, incluso algo de ira. Y aun así hay una pequeña parte de mí que me susurra que no debo envidiar las vidas ajenas, por mejores que parezcan, porque cada uno tiene un camino que recorrer. Pero hay momentos en que lo olvido y me dejo arrastrar por la apariencia de los "hechos".

Es normal, la vida sigue a pesar de todo, pero cuesta tanto seguirle el ritmo...cuesta tanto motivarse... cuesta tanto encontrar una razón para seguir viviendo...

Se me mezclan la aceptación con la resignación.

Creo que una parte de mí lo está bloqueando todo para no sentirlo tanto. Eso o  he encontrado la forma de rectificar mi función de onda para no entrar en picos demasiado amplios y bipolares. Esto último sería más elevado, pero dudo de mi capacidad.

De momento, intento seguir fluyendo hacia mi interior.

lunes, julio 09, 2018

El pazo

Lo llamo "pazo" porque es la palabra que me ha venido al despertar en el sueño. Pero sí, podría ser un pazo. Era una casa de campo solariega, grande, de paredes grises como los sillares que la conformaban. Era una casa grande, sólida, imponente, robusta, austera. Una casa hecha para durar y resistir.

Estaba situada en el norte de España, aunque no sabría indicar la región. No demasiado cerca del mar, más bien en un alto. Tenía un jardín de entrada muy amplio.

Allí iba a tener una reunión de trabajo a la que yo asistía. Había alquilado una habitación en la propia mansión. Sólo de pensar pasar allí la noche, me helaba la sangre. Había algo de esa casa que me daba puro pavor.  Era inquietante. No sabría explicar qué exactamente. Parecía como si la casa estuviese viva y me observase. Aun así, la casa no parecía pretender amenazarme adrede, era yo la que se sentía aterrada. Pero esto solamente lo sentía yo, para el resto de personas allí presentes, la casa no tenía nada especial. Por eso, cuando alguien ha mencionado que estaban en otro hotel, he pensado inmediatamente en cancelar mi alojamiento allí. No lo he hecho, porque me entretenían con otra cosa.

Alguna de mis primas de Zaragoza también ha aparecido por allí, aunque apenas ha dejado huella en el sueño.

Lo que sé es que la casa era yo.