miércoles, noviembre 29, 2017

Donostia en diferido


Facebook me recuerda hoy mi viaje a Donostia de 2015. Creo que fue por una maratón de alguien del Paris. No sé por qué accedí a ir. La foto me trae recuerdos concretos del momento en que paseé sola por la ciudad mientras el resto del grupo asistía a la maratón.No me importa pasear sola, porque así descubro cosas diferentes a cuando voy a acompañada. Es un concepto diferente.

Parafraseando a Roy Batty: "Yo he hecho cosas que no creeríais", y que por supuesto no voy a describir en un post. Auténticos actos de amor, unos más conocidos que otros. Esta foto me recuerda uno de ellos y me produce una mezcla de emociones agridulce.

Pienso que la mente humana puede olvidar, pero el lugar no. El lugar es testigo de mis actos, mi cómplice. El lugar recuerda un acto romántico: visitar el lugar que otra persona había visitado previamente. La idea era pasar por los mismos lugares para estar con esa persona, sentir esos lugares, intentar verlos con los mismos ojos, en definitiva, compartir el lugar. Cospedal lo definiría como "estar en diferido". Y mucho más: realizar un acto de amor para esa persona en aquel lugar.

Si el lugar hablara, describiría a una mujer que parecía una chiquilla embargada por la emoción del acto, generosa, valiente, ilusionada por la idea de intentar hacer feliz a alguien muy preciado para ella, incluso a costa de ella misma. Ahora contemplo a esa mujer en la distancia y me parece estúpida. Pero al mismo tiempo, me resulta tan entrañable, que sólo me dan ganas de abrazarla y decirle que me parece maravillosa; que su forma de amar es preciosa, y que el mundo necesita más gestos así, aunque caigan en saco roto, aunque nadie los valore, aunque el significado del acto haya muerto en los destinatarios.

El lugar recuerda, y yo recuerdo. El lugar se quedará con una imagen pura para la eternidad. Yo, en cambio, lo paso por el filtro de la melancolía, y en estos días, por el de la frustración y la desvalorización. La mujer sigue en mí, pero ahora mismo no está para muchas demostraciones de afecto, por no decir, que ha perdido la fe en el amor.

1 comentario:

Rydwlf V dijo...

P**o Facebook. Sus pobres IAs sólo intentan alegrarnos el día con sus inocentes recordatorios de lo que ellos entienden son las felices vidas de esos seres humanos que no dejan de publicar fotillos de amigos, lugares y eventos. No tienen ni idea de las que lían.

El amor es una emoción compleja.

R.